Red de ciudades y villas medievales

Viaje por la historia con doce paradas.


Red de Ciudades y Villas Medievales

Doce municipios, diez de ellos de España y dos de Portugal, se han unido para crear la Red de Ciudades y Villas Medievales. Una iniciativa cuyo propósito es dar a conocer el denominador común de los municipios integrantes que no es otro que su impresionante patrimonio artístico y cultural. Un patrimonio heredado, y perfectamente conservado, de aquellos tiempos en los que monjes, caballeros y juglares poblaban estas tierras. Murallas, castillos, monasterios, iglesias, palacios o casas solariegas no es la única herencia del medievo. La gastronomía, adaptada a nuestros tiempos, es también fruto de un pasado lejano, pero presente en los fogones y restaurantes en los que el viajero, ávido de cultura, podrá revivir un mundo lleno de sensaciones. Pese a su nexo de unión, cada una de estas villas posee personalidad propia y unos elementos que la hacen única y excepcional.



Ciudad de Hondarribia, frente al Cantábrico.
Si comenzamos el recorrido desde el norte, el primero de los municipios integrantes de la Red de Ciudades y Villas Medievales es el de Hondarribia, en la provincia de Guipúzcoa. Plaza fuerte fronteriza que, como tal, ofrece un magnífico recinto amurallado en cuyo interior descubriréis coloridos balcones de madera. Estella-Lizarra, ya en Navarra, cuyo interés por el medievo lo corroboran la "Semana de Estudios Medievales" o la "Semana de Música Antigua". Entre viñedos se encuentra La Guardia, una villa cuya etiqueta arquitectínica denota su origen medieval. En Zaragoza se halla Sos del Rey Católico, todo él un museo, cuyo apellido se debe a que allí nació Fernando el Católico. En Castilla León se encuentran Almazán, enclavada junto al río Duero, que recibe al visitante con un rico patrimonio de edificios románcos, y Pedraza, villa que ha sido sabiamente rehabilitada y que se ha convertido en un marco único para celebrar los conciertos de las velas.
Cartel de la Red de Ciudades y Villas Medievales.

Camino del sur, ya en Castilla la Mancha, sorprende la ciudad de Siguenza, con un castillo y una catedral a cual más recio, aunque la mayor fama la tenga la sutileza escultórica del Doncel. Consuegra, con sus molinos de viento, une al patrimonio arquitectónico las referencias literarias de esos gigantes quijotescos. En la Comunidad de Extremadura se encuentra Coria, cuya catedral gótico plateresca puede ser el icono más representativo de una ciudad rodeada de soberbios encinares.

Villa de Pedraza, en la provincia de Segovia.
Olivenza también es un municipio extremeño, aunque tanto su nombre, como las muestras del gótico manuelino que vemos en algunos de sus edificios hablan por sí solo de su pasado portugués. Purtuguesas son Vila Viçosa, en pleno Alentejo Central o Marvão, enclavada sobre una montaña de granito en el Alto Alentejo. En definitiva, doce municipios que configuran toda una Red de Ciudades y Villas Medievales que debe conocer todo aquel que quiera alardear de buen conocedor de la península Ibérica.

Mapa en el que se localizan las doce ciudades medievales.

OTROS DESTINOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: