Lo más importante que debes conocer de Brihuega,

Una ciudad con olor a lavanda

Esa tierra de la que decía Camilo José Cela en su libro "Viaje a la Alcarria" que "es un hermoso país al que a la gente no le da la gana ir" está plagada de pueblos bonitos. Pueblos cargados de historia. Repletos de un rico patrimonio que por sí solo habla de un glorioso pasado. Unos de esos pueblos es Brihuega. Lugar de larga historia y prometedor futuro envuelto en el inconfundible aroma de los campos de lavanda que el viajero puede encontrar en su entorno. Quien hasta este pueblo de Guadalajara se acerque, ha de prestar atención los seis puntos de interés que citamos a continuación.

1.- Jardines y Real Fábrica de Paños.

Una buena idea para visitar esta ciudad alcarreña puede ser comenzar con la Real Fábrica de Paños. Se trata de un edificio de planta circular construido con la finalidad que su nombre indica y que se encuentra actualmente en fase de restauración. Junto a él, unos Jardines de bella estampa romántica nos ofrecen un excelente mirador del conjunto de la localidad del que sobresalen las torres de sus iglesias.

2.- Las Iglesias.
Tres iglesias peude encontrar el viajero en Brihuega. La iglesia de Santa María de la Peña, comenzada a construir en el siglo XIII, puede considerarse de estilo cisterciense. En su interior se encuentra la patrona de la villa, la Virgen de la Peña.  La iglesia de San Felipe es un templo de transición del románico al gótico con una restaurada techumbre de madera. Por último la iglesia de San Miguel que, suponemos que por falta de feligreses, ha sido desacralizada, siendo utilizada actualmente para diferentes actos culturales.


3.- Construcciones militares.
Llaman la atención algunos imponentes lienzos de muralla que todavía se conservan. Su robustez se debe a que la orografía sobre la que se levanta la ciudad no facilita su defensa. Es por ello que su  expuesta ubicación debió de compensarse con la construcción de altos y recios muros, impropios para una ciudad no muy populosa. Construcción que contrasta con la delicadeza de los ventanales del castillo de la Piedra Bermeja. Un castillo que intuimos con más pretensiones palaciegas.

4.- Museo de Miniaturas Profesor Max.
Una de las curiosidades que se pueden encontrar en Brihuega es el Museo de Miniaturas Profesor Max. Este personaje reunió miles de piezas durante sus viajes por el mundo. Algunas de ellas se exhiben actualmente en este museo. Curiosidades como una Última Cena dibujada en un grano de arroz, o la Casita de Muñecas más pequeñas del mundo, del tamaño de un dedal, son algunas de ellas.
Este museo se encuentra ubicado en lo que fuera el Convento Franciscano de San José, que tras la Desamortización de Mendizábal, tuvo diversos usos como cárcel, hospital o escuela.


5.- Las Fuentes.
Una de las señas de identidad de la localidad de Brihuega son sus fuentes. Las numerosas aguas subterráneas del enclave en el que desde antiguo se enclava esta localidad hacen posible esta peculiaridad. Son varias las fuentes que al recorrer sus calles encontrará el viajero, pero de entre todas ellas destaca la de los Doce Caños, tanto por la abundancia de agua, como por su pretencioso porte arquitectónico.

6.- Campos y fiesta de la lavanda.
Esta localidad alcarreña ha encontrado una industria próspera en el cultivo y posterior procesado de la lavanda. Una industria que va más allá de los productos obtenidos de esta flor como son los perfumes, jabones y, por supuesto, la famosa miel de la alcarria.
La lavanda se ha convertido además en un importante reclamo turístico. Tanto es así que, en torno al 15 de julio, cuando se celebra la Fiesta de la Lavanda, no resulta extraño, entre los miles de turistas que visitan la localidad, encontrarse grupos de japoneses.

Localiza el destino en el mapa:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo primero que hay que saber... es que este pueblo se llama Brihuega, con h y g entre medias en vez dos letras g. Modificando ese pequeño detalle en el titular, todo correcto.

Anónimo dijo...

Y para completar el artículo, falta un poquito de historia al hablar sobre la muralla, en vez de ser tan subjetivos diciendo "una ciudad no muy populosa". Idem al utilizar la palabra "suponemos" al hablar de la "falta de feligreses" para que la iglesia de San Miguel ya no se de uso como iglesia.

Jesus Angel Lopez dijo...

Gracias por vuestros comentarios.
Queda corregida la errata del titular. Muchas gracias por advertirla.
Respecto a la subjetividad hemos de decir que, lejos de pretender el rigor histórico, o la precisión de los datos, con nuestros artículos buscamos impresiones personales de los lugares que visitamos. Más todavía, esta subjetividad es nuestro mejor valor, nuestra seña de identidad.