Albarracín, bello pueblo de Teruel

Teñido de rojo rodeno.

En una relación de los pueblos más bonitos de España, no solo debe de aparecer Albarracín, sino que además ha de ocupar un puesto privilegiado. Es difícil pensar que alguien que llegue por primera vez hasta esta localidad situada al suroeste de la provincia de Teruel no se asombre ante la estampa que se encuentra ante sus ojos. Así debieron pensarlo también quienes en 1961 decidieron declararla Monumento Nacional. Eso es así porque, si de algún lugar el escritor tiene la sensación de quedarse corto en sus descripciones, ese es, sin duda alguna, en Albarracín.

Ermita de San Baudelio de Berlanga.

Capilla Sixtina del Arte Mozárabe.

En estos tiempos que corren en los que, para muchos, viajar es montarse en un avión, recorrer varios miles de kilómetros y fotografiarse en los lugares más exóticos que pueda imaginarse, no está de más reivindicar la belleza de lugares sencillos, pero de gran valor artístico, como es el caso de la ermita de San Baudelio, en tierras sorianas. Se trata de una singular construcción que se acerca al milenio, pero que sus momentos más trágicos sucedieron en el siglo XX, cuando un expolio legalmente consentido dio lugar a que muchas de sus pinturas murales se encuentren hoy día repartidas por varios museos.

20 de septiembre, día mundial de la Paella.

Nuestro plato más internacional.

Un plato de fama internacional y con marcado carácter identitario de su región de procedencia no puede estar huérfano en el calendario gastronómico. Es por ello que las autoridades de las diferentes administraciones de la Comunidad valenciana han decidido impulsar el veinte de septiembre como Día Mundial de la Paella. Una acción que, debido al creciente peso que tiene la gastronomía en el sector turístico, redundará en potenciar la marca Valencia.

Castell de Guadalest, en la Marina Baja.

Una excursión idónea para los veraneantes de la Costa Blanca.

En el Valle del Guadalest, adaptándose como puede a la difícil orografía sobre la que se asienta, y rodeada por escarpadas sierras, se encuentra la bonita localidad de Castell de Guadalest. Es el pueblo más pintoresco de la provincia de Alicante, por lo que se ha convertido en una visita casi obligada para quienes disfrutan de unos días de vacaciones en la Costa Blanca.