Bolonia, ciudad universitaria de Italia.

Con muchos encantos que visitar.

Bolonia conserva un amplio casco histórico en tono a la gran Plaza Mayor. En ella el viajero puede descubrir numerosos rincones con encanto en el que no faltan canales, iglesias, monasterios, palacios, puertas de entrada a la ciudad, torres y, sobre todo, pórticos. Casi todas las calles de Bolonia están jalonadas por acogedores pórticos en los que refugiarse de las inclemencias meteorológicas.

Tasas turísticas

Un saqueo de guante blanco. 

Los carteristas tienen como uno de sus principales objetivos para sus hurtos a los indefensos turistas. Los ven como víctimas vulnerables y con dinero fresco. Algo parecida debe ser la perspectiva de los máximos responsables de algunas administraciones municipales cuando aplican las tasas turísticas. Unas tasas que, por pequeñas que sean, no dejan de tener difícil justificación. 

Priego de Córdoba, ciudad del agua

...y joya del barroco cordobés.

La localidad andaluza de Priego de Córdoba es un bello pueblo conocido como La ciudad del agua y como Joya del barroco cordobés. Se encuentra situado en la comarca de la Subbética y, sin ninguna duda, es uno de los pueblos más bonitos, no solo de Andalucía, sino también de España.

La Roque-Gageac, un pueblo increíblemente hermoso.

A orillas del río Dordoña. 

La Roque-Gageac es un bonito pueblo de Francia enclavado en un espacio magnífico. Junto al río Dordoña, a los pies de un alto acantilado y próximo a otros pueblos con mucho encanto, es el lugar perfecto para pasar unos días de vacaciones en el país vecino. 

Alajú, plato típico de Cuenca.

Un dulce para acompañar al café.

La cocina conquense está surtida de un buen repertorio de platos singulares. Morteruelo, ajoarriero y zarajos son algunos de ellos. El alajú enriquece la lista a la que tampoco puede faltar un licor muy original como es el resoli. El alajú es un dulce que acompaña muy bien al café, o incluso al citado resoli. Aunque por su similitud al turrón pueda pensarse que se como solo en Navidad, a los conquenses les gusta degustarlo durante todo el año.