Mario Sandoval diseña el Menú “Navidad Orgánica” 2019.

En el Heritage Madrid Hotel. 

El reconocido chef Mario Sandoval, dos estrellas Michelín, ha diseñado el Menú Navidad Orgánica saludable 2019 en el Heritage Madrid Hotel. Es una nueva edición de la idea gastronómica desarrollada por la periodista y escritora Pilar Carrizosa con la que pretende promover una Navidad saludable en la que comer sano no signifique, en absoluto, comer sin sabor. 

Beynac et Cazenac.

Uno de los pueblos más bonitos de La Dordoña.

Beynac et Cazenac es uno de los muchos y muy bellos pueblos que jalonan el curso del río Dordoña. Recorrer sus calles empinadas y empedradas no es cómodo, pero la sensación que produce en el viajero es la de haber viajado en el tiempo, pues el ambiente medieval es insuperable. Solo los cientos de turistas que a diario recorren sus calles recuerdan que estamos en el siglo XXI.

Salinas de Añana.

Un valle salado en la provincia de Álava.

En el Valle salado de Añana, a tan solo 30 Km de Vitoria Gasteiz, se pueden visitar las salinas de Añana. Un paisaje sorprendente que se levanta en lo que, hace 200 millones de años, fueron las aguas de un mar. En la actualidad, de ese valle se extrae un producto que se utiliza a diario en nuestras vidas: el conocido oro blanco o más popularmente la sal. 

Los clásicos de la Navidad madrileña.

Que compiten con las nuevas tendencias.

El centro de Madrid se ha convertido en una visita obligada para todos los madrileños durante la Navidad. Incluso desde las provincias colindantes, y hasta desde los rincones más remotos de España, cada vez son más quienes acuden a visitar las calles más céntricas de la capital. Tampoco falta el creciente turista extranjero. En una visita a la Navidad de Madrid hay muchas opciones, pues su oferta cultural es extraordinaria, pero hay unos cuantos sitios que son imprescindibles. Son los iconos clásicos que representan desde hace años los tópicos de la Navidad madrileña.

Restaurante Essentia, donde se come el mejor chuletón de vacuno del mundo.

En la localidad conquense de Tarancón.

Junto a la Autovía de Levante, que une la capital de España con la del Turia, a las afueras de Tarancón, en la provincia de Cuenca y a solo 85 kilómetros de Madrid,  se encuentra el restaurante en el que dicen que se come el mejor chuletón de vacuno del mundo. Una cita imprescindible para los sibaritas de la cocina.