Villa medieval de Urueña.

Atalaya cultural en los campos de Castilla.

Detalle de una calle.
El recinto amurallado de la villa medieval de Urueña se alza al borde de una paramera que domina las extensas llanuras cerealistas de Castilla. Esta villa, que ostenta la declaración de Conjuno Historico-Artísico desde 1975, ofrece al turista un paseo agradable y tranquilo por unas calles en las que la arquitectura popular convive en perfecta armonía con los edificios monumentales. Entre las construcciones medievales hay que destacar el recinto amurallado, casi perfecto, que rodea buena parte del caserío, un castillo converido en cementerio, o la iglesia parroquial.


Murallas de Urueña, Valladolid.
Pero la relevancia de la localidad de Urueña viene dada, no tanto por los edificios monumentales, que como acabamos de ver los tiene, sino por las destacadas iniciativas culturales que allí se llevan a cabo. Para que os hagáis una idea muy acertada de lo que estoy diciendo, sabed que en esta población, que apenas supera los doscientos habitantes, abren sus puertas hasta diez librerías. Esta curiosidad es el fruto de un proyecto pionero en España organizado por la Diputación de Valladolid que pretende convertir a Urueña en la Villa del Libro.
Una de las puertas de acceso a la villa.
Pese a lo ambicioso de la iniciativa anterior, no peséis que es el único proyecto cultural de esta villa. En el interior del recinto amurallado, y más concretamente, en la Casona de la Mayorazga, tiene su sede la Fundación Joaquín Díaz. Auspiciados por dicha Fundación, pedéis visitar hasta tres interesantes museos: Colecciones de la Casona; la colección de campanas; y el museo del gramófono Mercedes Rueda. Si todavía no estáis saciados de muestras culturales, aún os queda otro hito: el Museo de la música Luis Delgado en el que se exponen hasta quinientos instrumentos musicales de los más de mil que posee la colección.
Cabecera de la iglesia parroquial.
El arte del buen comer, como no podía ser de otro modo, también está representado muy dignamente en la villa. En mi visita a esta bella localidad, iba con la noble intención de saciar mi estómago en el restaurante "Villa de Urueña", del que me habían hablado muy bien. Pero mira por donde, la fatalidad salió a mi encuentro ya que ese día cerraba el recomendado restaurante. Así pues, busqué otro establecimiento que diese de comer al cansado turistilla y encontré otro que trocó la fatalidad en buenaventrura. En "Los Lagares de Urueña", ofrecen buena comida con una cuidada presentación y en un ambiente muy aradable. Si caéis por Urueña, os lo recomiendo, pues a buen seguro que no os defraudará.

Localiza el destino en el mapa.


OTROS POSTS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: