Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.

Una de las zonas verdes más extensas.

Embalse del Tranco.
El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, con una superficie de casi 210.000 hectáreas, constituye una de las áreas protegidas más extensas, no solo de España, sino también de toda Europa. Si a eso le añadimos que al norte limita con el Parque Natural de los Calares del río Mundo y la Sima, en la provincia de Albacete, y al sur con el granadino Parque Natural de la Sierra del Castril, comprenderás que te encuentras ante una de las superficies verdes más relevantes que puedas visitar. Por otro lado, te enfrentarás ante un visión bien diferente de la que cabe esperar en el sur de la península, y más concretamente en Andalucía.


Parque Natural de las Sierras de Cazorla Segura y las Villas, en Jaén.
Al adentrarse en una superficie tan amplia entenderás que es complicado conocer todo el patrimonio natural y cultural que alberga este territorio en un único viaje. Mucho más complicado resultará, por lo tanto, describir todos sus atractivos en un breve artículo como es éste. Así pues, solo te hablaremos de los lugares más visitados del Parque Natural. No obstante, si cuentas con el tiempo suficiente, te recomiendo que te dejes llevar por la intuición, y por los consejos de las buenas gentes serranas, para ir descubriendo la infinidad de hermosos rincones de esta parte de la provincia de Jaén.

Castillo de Segura de la Sierra.
Nosotros entramos al Parque desde la población de Villanueva del Arzobispo, pues allí estábamos alojados en el hotel Los Chiles, un establecimiento bien ubicado para conocer esta zona. Por una carretera sinuosa, pronto llegamos hasta el embalse del Tranco, unos de los enclaves turísticos más activos en el que las todavía jóvenes aguas del río Guadalquivir sirven de recreo para numerosos visitantes que hasta aquí se acercan en los días de estío.

Rincón de Hornos de Segura.
Si desde el embalse del Tranco nos encaminamos hacia el sur, descubriremos la población de Cazorla, con su hermosa plaza de Santa María como colofón a un recorrido por un interesante casco antiguo. Si en cambio diriges tus pasos hacia el norte, son paradas obligadas las poblaciones de Hornos de Segura y Segura de la Sierra. Ambos núcleos urbanos están encaramados en agrestes laderas en las que el caserío se ha amoldado a las dificultades orográficas. En Segura de la Sierra se nos antoja imprescindible la subida al Castillo que corona un cerro de respetable altura. Éstos, como decía, son los enclaves más emblemáticos de esta comarca. Pero toda ella está llena de pueblos pintorescos y parajes llenos de encanto en los que bien merece la pena hacer un alto.

Localiza el destino en el mapa:


OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: