San Juan de los Reyes, Toledo.

Detalle de San Juan de los Reyes. Toledo.
Un Capricho de los Reyes Católicos.

Con la victoria en 1476 en la Batalla de Toro, Isabel y Fernando, los futuros Reyes Católicos, despejaron definitivamente el camino a la sucesión al trono de Castilla frente a las aspiraciones de los partidarios de Juana la Beltraneja. Para celebrar tan importante victoria, los Reyes Católicos mandaron construir el monasterio de San Juan de los Reyes en Toledo.  Aspiraban también al descanso eterno tras los muros de este Monasterio. No obstante esta aspiración no se vió consumada, ya que, como muy bien sabéis, los cuerpos de los Reyes Católicos reposan en un magestuoso mausoleo de la Catedral de Granada.

Todo el edificio, pero muy especialmente el claustro, llama poderosamente la atención por su exuberante decoración cincelada en la piedra blanca utilizada en su construcción. El gótico alcanza en este monasterio la máxima expresión de la corriente llamada "gótico isabelino", o "gótico florido". Los arcos mixtilíneos del claustro son solo una de las hermosas muestras decorativas que ofrece el conjunto. Escudos, flores, hojas y una infinidad de filigranas esulpidas en piedra apenas dejan un trozo de muro en el que la imaginación del aqurquiecto-escultor haya dejado plasmada su impronta artística.

Detalle del claustro de San Juan de los Reyes. Toledo.
Otra imagen que os llamará la atención de este singular edificio son las cadenas que cuelgan en una de las fachadas del edificio. Uno de los grandes acontecimientos por el que los Reyes Católicos han ocupado un lugar prioritario en la historia de España ha sido por culminar la reconquista emprendida ocho siglos antes. Esta gloria está representada en la conquista de la ciudad de Granada, capital del reino Nazarí. Las cadenas que cuelgan de la fachada de San Juan de los Reyes son, los grilletes con los que los últimos Nazaríes granadinos tenían a buen recaudo a los presos cristianos.

Claustro de San Juan de los Reyes. Toledo.
Por todo lo dicho anteriormente os recomiendo que en vuestra visita a la ciudad de Toledo, toda ella declarada Patrimonio de la Humanidad, dediquéis un buen espacio de tiempo a la visita de San Juan de los Reyes. A buen seguro que os cautivará, tanto por su historia, como por su belleza. Mientras esperáis a entrar, o tras finalizar la visita, podréis contemplar más allá del río Tajo, diseminadas por la ladera, las típicas casas de campo toledanas que reciben el nombre de cigarrales.
Localiza el destino en el mapa.

OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: