Ampudia, un pueblo imprescindible de Palencia

Donde se halla la "Giralda de Campos"

Ampudia, Palencia
Cuando el viajero llegue a la localidad palentina de Ampudia, lo primero que le llamará la atención será una esbelta torre erguirse sobre los tejados del resto de las construcciones. Es la torre de la colegiata de San Miguel. Tan esbelta es esta torre, que alguien la bautizó como la Giralda de Tierra de Campos. Amén de la notables diferencias que guarda con la Giralda de Sevilla, lo que sí es incuestionable es que se trata de una construcción soberbia en una localidad modesta.

Ampudia está localizada al Sur de la provincia de Palencia. Su población apenas supera los seiscientos habitantes, pero cuenta con un interesante patrimonio artístico entre el que hay que destacar la Colegiata de San Miguel, el  Castillo y las calles con soportales.

Ampudia, Palencia

De la Colegiata de San Miguel, de estilo gótico renacentista, llama poderosamente la atención la gran torre de siete cuerpos y 63 metros de altura. La Giralda de Campos, que es como es conocida, está coronada por una interesante decoración barroca. Pero no hay que dejar de pasar al interior de la colegiata. Si bien la portada no es excesivamente monumental, las tres amplias naves de su interior guardan numerosas obras de alto valor artístico. Entres estas obras destaca el extraordinario órgano barroco.

El segundo gran atractivo de Ampudia es el castillo. Es, posiblemente, el mejor conservado de toda la provincia. Fue construido entre los siglos XIII y XV y en la actualidad es de propiedad privada, aunque se puede visitar su interior. Fue declarado Monumento Nacional en 1931. En este Castillo se firmó el acuerdo por el cual se trasladó la capital de España desde Valladolid a Madrid.

Ampudia, Palencia

Cuando el visitante se desplaza desde la Colegiata al Castillo, o viceversa, descubre el tercer gran elemento que da personalidad a Ampudia. Son sus dos calles porticadas: Ontiveros y Corredera. Unos soportales que son una de las señas de identidad de la localidad y que sirven para resguardarse, tanto del la canícula estival como de las inclemencias meteorológicas del invierno. El viajero descubrirá en ellas un buen ejemplo de la arquitectura popular castellana,

Ampudia, Palencia

Pero más allá de estos tres elementos citados, Ampudia esconde otros lugares de interés a los que bien merece la pena dedicarles cierto tiempo. Así pues, entre los edificios religiosos hay que citar el santuario de Nuestra Señora de Alconada, el museo sacro, ubicado en el antiguo convento de san Francisco y varias ermitas. De los edificios civiles hay que citar el Hospital de Nuestra Señora de Clemencia o los pintorescos palomares tan característicos de la comarca de Tierra de Campos.

Localiza el destino en el mapa: