La otra Manga del Mar Menor.

Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.

Pasarela con montañas de sal al fondo.
Hablar del Mar Menor y de su Manga es, irremediablemente, hacer referencia al urbanismo salvaje que ha llenado de hormigón la estrecha franja de tierra que lo separa del mar Mediterráneo. Pero existe otra zona del Mar Menor menos concurrida y, por ende, menos desarrollada desde la perspectiva urbanística. Me refiero a la parte norte, y más concretamente al área protegida de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar. Un área dominada por la explotación de las Salinas desde los tiempos en los que por estas tierras andaban los musulmanes.


Zona de las encañizadas del mar Menor.
La superficie protegida es de 856 has. y comprende las Salinas, una línea del litoral de unos seis kilómetros y Las Encañizadas, que es la zona en la que se unen las aguas del Mediterráneo con las del Mar Menor. Para conocer este espacio debes de partir desde San Pedro del Pinatar, junto a la playa de La Mota. Tras un agradable recorrido, a pie o en bicicleta, de unos cinco kilómetros llegarás hasta el mar Mediterráneo. Allí podrás disfrutar de unas playas sin la pesada estampa de edificios de hoteles y apartamentos a tus espaldas. Algo ciertamente excepcional en la costa mediterránea.

Barca de pesca en el Mar Menor
En la zona de Las Encañizadas aún se conservan artes pesqueras tradicionales que le dan la toponimia al lugar. Se trata de un laberinto tejido a base de redes y maderas en el que quedaban atrapados los peces. Parece ser que el origen de este sistema de pesca data de la época de los romanos.

Baños de lodo en la Carca de Lo Pagán.
Otro punto muy interesante de esta zona son los baños de lodo en la Charca de Lo Pagán. Se trata del área de lodoterapia al aire libre más grande de Europa. Allí los bañistas se embadurnan de lodo todo el cuerpo que luego dejan secar al sol antes de bañarse de nuevo en las aguas salinas. El resultado son los beneplácitos terapéuticos que los bañistas nos cuentan sin reparos y que les hacen repetir la experiencia año tras año. No sé si los beneficios son tan buenos como nos cuentan, pero la experiencia de cubrir todo tu cuerpo de barro puede ser interesante.

Localiza el destino en el mapa:


OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESSAR:

No hay comentarios: