Hervás, pueblo cacereño con una de las juderías más interesantes.

En el corazón del Valle del Ambroz.

Calle de Hervás, Cáceres.
Herencia del pasado multicultural que se vivió en la Península Ibérica, hace ya unos cuantos siglos, son los barrios judíos que encontramos en algunos pueblos y ciudades. Una de esas juderías, quizá la mejor conservada, es la que nos encontramos en la localidad cacereña de Hervás. Pasear por sus calles es retrotraernos a los tiempos en que los judíos moraban en nuestros pueblos con la tranquilidad que posteriormente fue trastocada a golpe de prejuicio. Su prosperidad económica quedó reflejada en un conjunto de callejuelas en las que la riqueza de unos pocos fue sustituida por el encanto de unos barrios creados con el esfuerzo de toda una comunidad orgullosa de su idiosincrasia.


Hervás es una población de unos 4000 habitantes situada junto a la Vía de la Plata, esa ruta que recorre la España de norte a sur por poniente siguiendo el trazado de una antigua calzada romana. Es la cabecera del Valle del Ambroz y, aunque posee cierta prosperidad, ha sabido preservar la morfología de su casco histórico con bastante acierto. Tal es así que, sin olvidar los encantos naturales de la comarca que la circunda, es una visita obligada para los amantes de los pueblos con encanto.
Fuente en un rincón de Hervás.
Sus construcciones más notables son dos iglesias. La primera, encaramada en los más alto de la villa, dominando todo el conjunto, es la de Santa María de Aguas Vivas. Este templo fue construido sobre los cimientos de un castillo anterior, lo cual se aprecia con claridad en algunas de las zonas de sus paramentos y estructura.
Iglesia de Santa María de Aguas Vivas en Hervás, Cáceres.
La otra iglesia es la de San Juan Bautista. Aunque antiguamente formaba parte del convento de los Padres Trinitarios, hoy es una iglesia parroquial.

Pero en Hervás, más que este o aquel edificio, lo que hay que admirar es su judería, que se despliega entre la iglesia de Santa María y el río Ambroz. Tan destacable es que puede ser considerada una de una de las más valiosas dentro de la Red de Juderías de España a la que pertenece.
Calle de la judería de Hervás, en Cáceres.
Recorrer este entramado de callejas es todo un ejercicio de explorador. Tras cada nuevo recodo el viajero descubre un rincón con el que deleitar la vista. Entramados de madera, muros recubiertos con tejas, fuentes manando por doquier, solanas con balaustres de madera, portales adintelados con imponentes bloques pétreos, basamentos de recia mampostería... sería complicado citar todos los pequeños detalles por los que Hervás es un pueblo con encanto. Con mucho encanto.

Localiza el destino en el mapa:
  
OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: