Villa medieval de Laguardia.

Naturaleza y arte aderezados con buen vino.

Laguardia, Álava (*)
Laguardia está enclavada en el corazón de la Rioja Alavesa, cuyo nombre está ligado inexorablemente al vino, al buen vino. Así pues, quien recorra estas tierras del sur del País Vasco ha de dedicar una parte importante de su tiempo a visitar alguna bodega y parte de su presupuesto a comprar alguna que otra botella de vino. ¡Gran pecado sería no hacerlo de ese modo! Pero Laguardia esconde, además, uno de los cascos históricos mejor conservados del territorio español. Tal es así que la población forma parte, con todos los honores, de la Red de Villas y Ciudades Medievales que congregan a diez ciudades españolas y dos portuguesas de gran valor histórico.




Portada policromada de Santa María de los Reyes, en Laguardia. (*)

Callejeando por la ciudad uno se va topando por doquier con los escudos nobiliarios que decoran las fachadas de las casas más solariegas. Sin duda, la marca indeleble de la importancia que tuvieron, o que se quisieron dar a si mismo, sus moradores. La piedra, como no podía ser de otro modo, es el elemento constructivo predominante en los muros de las casas, y también de la muralla que abrazaba y protegía a sus vecinos. La plaza Mayor, con sus soportales, era, y es, el espacio urbano en el que se concentran los vecinos y en el que podéis observar un curioso reloj de carillón.

Laguardia conserva una importante tradición bodeguera. (*)

La iglesia también está sobradamente representada con dos templos notables: la iglesia de  Santa María de los Reyes, al norte, y la iglesia de San Juan al sur. En la primera sobresale una monumental portada gótica policromada. De la segunda, toda ella gótica, destaca la puerta sur, más conocida como la de los abuelos.

Vista aerea de Laguardia. (*)

Laguardia está toda ella rodeada de viñedos cuyos frutos, cuidadosamente procesados, acompañarán a los ricos platos de la gastronomía local. El color de los campos, como bien os podéis imaginar, varía en función de la estación en que nos encontremos. Pero los viñedos también dejan hueco a unos humedales de extraordinario valor biológico y ecológico. Tal es así, que en la actualidad estos humedales están declarados como Biotipos protegidos. En definitiva, en Laguardia os podéis encontrar con buen vino, mucho arte y naturaleza desbordante que harán que el viaje no os defraude.

Localiza el destino en el mapa:





OTROS DESTINOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:


(*) Imágenes facilitadas por GRUPO RVEDIPRESS.

No hay comentarios: