Lo que tienes que ver en la ciudad de Ávila.

Siete citas imprescindibles para tu viaje.

Adarve de la Muralla de Ávila.
La ciudad de Ávila ostenta el título de ciudad Patrimonio de la Humanidad. Este reconocimiento que concede la Unesco nos da a entender que en Ávila no hay que visitar este o aquel monumento, sino que hay que recorrerla disfrutando de cada uno de los rincones, iglesias y palacios que salen a nuestro paso. Pese a ello, vamos a mostrarte en este artículo siete lugares que tienes que ver en una visita a la capital de provincia situada a mayor altura sobre el nivel del mar (1100 metros). Al ir de uno a otro de estos lugares que hemos señalado como imprescindibles, irás descubriendo infinidad de rincones que hacen de esta ciudad una de las más hermosas de España.


Las murallas. Las murallas de Ávila son las mejor conservadas de España, e incluso podríamos decir que del mundo. Tienen un perímetro de 2516 metros, a lo largo de los cuales encontramos 87 torreones y nueve puertas. No debes de dejar de pasear los casi dos kilómetros de adarve a los que se puede acceder por varios accesos.
Mercado en la plaza del Mercado Chico de Ávila.
Convento y Museo de Santa Teresa. Escuchábamos no hace demasiado tiempo en un documental de Televisión Española que, según datos de la oficina de turismo, Santa Teresa es el motivo por el que más turistas recibe la ciudad. Lo cierto es que sí es frecuente ver grupos de turistas encabezados por algún religioso. En cualquier caso, tanto el Convento, como el Museo de Santa Teresa son lugares que hay que ver en un viaje a Ávila. En ellos se escribieron algunas de las páginas más notables de la mística castellana.

La Catedral. Otro monumento que hay que ver en Ávila es su Catedral. Es considerada la primera catedral gótica de España. En el exterior destacan sus aires de fortaleza. Una robusta torre así nos lo hace ver pero, sobre todo, es su ábside, incrustrado en la muralla, el que más nos lleva a este pensamiento. Es lo que se conoce como el Cimorro: un ábside que en el exterior se convierte en un cubo destacado de la muralla. Recientemente este edificio ha ocupado las primeras páginas de los rotativos por albergar los restos de Adonfo Suárez, primer presidente de la democracia.

Basílica de San Vicente. Es, tras la Catedral, el edificio religioso más destacable de los muchos con los que cuenta la ciudad. Leerás en las guías que es románica, aunque, por algunos costados, su porte exterior nos lleva a pensar lo contrario. Es debido a los añadidos posteriores. En cualquier caso, es un edificio que destaca a simple vista y que tienes que marcar en tu lista de lo que tienes que ver en Ávila.
Vista de Ávila desde los Cuatro Postes.
La Plaza del Mercado Chico. Allí se encuentra el Ayuntamiento abulense y, con sus soportales, uno tiene la sensación de que es como una plaza Mayor a medio hacer, o tal vez debiéramos decir deshacer. Allí se encuentra algunos bares interesantes en los que tapear. Si visitas la ciudad en viernes, te encontrarás en ella un mercado muy original. En nuestro último viaje a la ciudad allí nos encontramos instalado el citado mercado que le da nombre a la plaza y, entre sus productos más ofertados, contemplamos planteles muy variados.

Los Cuatro Postes. Parada obligada para despedirse de la ciudad. Desde allí se obtiene una vista magnífica del recinto amurallado.
Chuletón de Ávila, rey de la gastronomía abulense.
El Chuletón. Varios son los productos gastronómicos de la gastronomía de Ávila: Yemas de Santa Teresa, Judiones del Barco... y el Chuletón de Ávila. Marcharse de Ávila sin meterse entre pecho y espalda un chuletón es como irse sin ver las murallas. En nuestra última visita lo comimos en el restaurante "Siglo doce", junto a la catedral, y, como en ocasiones anteriores, genial.

Localiza el destino en el mapa:

OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: