Todo lo que hay que ver en Pisa además de su torre inclinada.

Porque la ciudad es más que un campanario.

Baptisterio de Pisa.
La torre inclinada de Pisa es uno de esos edificios cuya imagen es de sobra conocida en casi todo el mundo. Tal es así que su sola presencia es motivo más que suficiente para visitar esta localidad de la Toscana, al norte de Italia. Además, junto a ella se encuentran los monumentos más relevantes que se pueden visitar en la ciudad. No obstante, es muy recomendable callejear un poco por sus calles para poder disfrutar de otros atractivos que, a buen seguro, pasan desapercibidos para la mayoría de los turistas que a diario la visitan.


Turistas fotografiándose delante de la torre inclinada.
La torre inclinada de Pisa es, qué duda cabe, la construcción más fotografiada del Campo dei Mirácoli. No es muy alta. Apenas 58 metros. Pero su peculiar inclinación, unido a la belleza de las columnas y arquillos típicos del románico pisano, han hecho de esta torre del siglo XII un icono del arte mundial. Su inclinación se debe a que la ciudad está levantada sobre tierras pantanosas y, por lo tanto, inestables. De hecho esta no es la única torre de la ciudad que se encuentra inclinada.
Plaza del Cabaieri de Pisa.
Los otros monumentos de la plaza de los milagros son el Duomo, o catedral, también con una bonita fachada con columnas y arquillos característicos del románico pisano, el Baptisterio y el Camposanto. El Baptisterio era el edificio destinado a los no bautizados ya que estos, hasta que no eran convertidos al cristianismo a través del bautismo, no podían acceder al Duomo. El Baptisterio se comenzó a construir en el siglo XII en románico pisano, pero posteriormente se le añadieron elementos decorativos de estilo gótico. El aspecto exterior que ofrece el edificio es el de una inmensa caja de bombones. Completa el conjunto de esta plaza monumental el Camposanto, con un aire más sobrio, pero que no desentona en absoluto del conjunto.
Vía Borgo Stretto de Pisa.
Pero nosotros te recomendamos que no limites tu visita a Pisa al "Campo dei Mirácoli". Si te animas a realizar un recorrido por toda la ciudad, descubrirás otros muchos encantos. Pisa no es muy populosa -su población no alcanza los cien mil habitantes- por lo que puedes ir andando a todos los sitios. La plaza del Cavaieri es de visita obligada, Desde allí acércate a la via Borgo Stretto en la que, bajo sus soportales puedes encontrar variados restaurantes, tanto en su oferta como en sus precios. En su prolongación, cruzando el río Arno, accederás al Corso Italia, la calle comercial por antonomasia de Pisa. Por último, no olvides pasear por las orillas del río Arno. Allí encontrarás pequeñas joyas como la iglesia de Santa María de la Spina.
Río Arno a su paso por la ciudad de Pisa.
Un pequeño secreto de Pisa, que a su vez considero todo un lujo, es que el aeropuerto esta junto a la ciudad. Puedes ir andando hasta él desde tu hotel evitando, de ese modo, los engorrosos y costosos traslados que suponen en casi todos las ciudades los desplazamientos desde y hasta el aeropuerto. Nosotros, en poco más de un cuarto de hora nos plantamos en nuestro hotel que estaba situado junto a la estación de ferrocarril. Solo tienes que seguir la avenida del aeropuerto.

Localiza el destino en el mapa:
OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: