El castillo de Íscar acoge a "La Loca Juana".

La reina de las cervezas artesanales.

Castillo de Íscar, Valladolid.
La provincia de Valladolid es tierra de castillos y de vino; de buen vino. Los castillos, otrora lugares de leyendas, cuentos y cuantas historias quiera crear nuestra imaginación, es ahora el vivo recuerdo de un pasado glorioso. Un pasado de señores y caballeros que con sus fortalezas, no solo asentaron su dominio, sino que dieron nombre a una región. El vino vallisoletano tiene varios nombres propios; Ribera del Duero, con sus buenos tintos, Rueda, de prestigiosos blancos, Cigales, conocido por sus rodados, y Toro, que aunque de refilón, también está representado en la provincia. Pero también tiene, aunque muchos no lo sepan, cerveza artesanal como "La Loca Juana", que además de nombre muy castellano, nace de las entrañas de un castillo: el de Íscar.


El ascenso desde el pueblo de Íscar hasta su castillo lleva su tiempo si el camino lo hacemos a pie. Por lo tanto, mejor utilizar el automóvil. La fortaleza iscariense está ubicada en lo alto de un otero desde el que se dominan amplias panorámicas de las tierras circundantes. Algo que ya se intuye cuando su silueta se atisba desde la lejanía, asomada a la orilla del cerro sobre el que se yergue.
Castillo de Íscar. Valladolid.
Al entrar en el recinto fortificado, tras dejar a un lado una catapulta, más decorativa que otra cosa, vemos todo muy arreglado, fruto de una profunda restauración. Una vez en el interior, el viajero desprevenido se lleva una sorpresa. En un recinto, que durante la restauración del edificio fue concebido para la instalación de un establecimiento hostelero, ha devenido en una fábrica de cerveza artesana.

El nombre con el que fue bautizada la cerveza fabricada en el castillo de Íscar  es, qué duda cabe, de lo más sugerente y, además, muy apropiado para estas tierras castellanas. El nombre de "La Loca Juana" y el hecho de ser fabricada en un castillo, ha dado pie a un eslogan publicitario sumamente ilustrativo: "La Loca Juana, la reina de las cervezas artesanas". Con este nombre y este eslogan nos parece hasta inconcebible que esta cerveza pudiese ser elaborada en cualquier otro sitio.
Cerveza La Loca Juana elaborada en el castillo de Íscar. 
Si llamativa es la marca de la cereza, no los son menos los nombres que se le han dado a sus variedades: "Hermosa pelirroja" y "Loca rubia". En fin, una excusa más para visitar este hermoso castillo vallisoletano.
Fábrica de cerveza La Loca Juana en el castillo de Íscar.
Una vez allí puedes contratar una visita guiada por el recinto en la que, para enriquecer la experiencia, y si eres adulto, serás obsequiado con una botella de "La Loca Juana". Pero lo más recomendable es que la degustación se realice in situ. Es una experiencia fantástica, gratificante y, por qué no decirlo, un tanto sorprendente. Disfrutar de una cerveza en un castillo y en un entorno de tierras vitivinícolas es algo que no se encuentra en muchos sitios.

Localiza el destino en el mapa:
 
OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: