Gazpacho, la sopa del verano.

Plato típico de Andalucía, Extremadura..., y tantos otros lugares.

El gazpacho es un plato típico de la gastronomía del Sur. Especialmente  de las Comunidades Autónomas de  Andalucía Extremadura, aunque no es exclusivo de esos territorios. Sus ingredientes pueden variar dependiendo del lugar donde se pruebe. Pese a que puede haber matices, la receta tradicional incluye: tomate, pepino, pimiento, ajo y, por supuesto, aceite, vinagre y sal, además de pan.



Últimamente han surgido nuevas y sugerentes variaciones, como sustituir los tomates y el pimiento por melón, o añadir zanahoria en vez de pan para así  evitar las calorías que tanto preocupan. Aun así, aquí nos seguimos decantando por la receta tradicional. En cualquiera de las modalidades que se tome, siempre es un plato fresco. Es ideal para los días de calor del verano y  ofrece muchas vitaminas sin aportar ni un gramo de grasa. 

El gazpacho se puede tomar como entrante, como primer plato o simplemente como una bebida refrescante para degustar a cualquier hora del día. Independientemente de cual sea el momento en el que se desee tomar un gazpacho. es tan sencillo de preparar como apetecible. Aunque está más pensado para los días calurosos del estío , es posible disfrutar de él en cualquier estación del año.


Cómo preparar el gazpacho.

Existen infinidad de fórmulas para prepararlo y conviene ir probando con los ingredientes hasta conseguir, quitando o añadiendo, el gazpacho que más se aproxime al gusto del consumidor. No existe ninguna complicación pues es muy sencillo de preparar.
  • Se pelan los tomates y se pican en trocitos. 
  • Se añade el pepino, quitándole las semillas. No tiene que ser uno entero. Dependerá de la cantidad de tomate y del sabor que se le quiera dar al Gazpacho.
  • Un trozo de pimiento, puede ser rojo o verde. Queda a la elección del cocinero.
  • Un poquito de ajo, quita el centro que suele amargar.
  • La miga de pan es opcional. Hay que tener en cuenta que perderá el color rojo y , además, aportará calorías innecesarias.
  • Aceite, vinagre y sal a demanda.
  • Se echa todo a la batidora. Se tritura bien para que no quede ningún trocito.
  • Se prueba para rectificar sal y vinagre si de considera conveniente.
  • Una vez dado por bueno, se introduce al frigorífico par posteriormente servir bien fresquito.


Es recomendable preparar una exquisita guarnición añadiendo unos trocitos de pepino, pimientos en daditos o algo de pan bien troceado para adornar y presentarlo mucho más apetecible. Otra opción puede ser llevar la guarnición aparte para que, quien lo desee, pueda servirse y al que le apetezca tomarlo sin encontrarse trocitos dentro, también pueda disfrutar de tan refrescante plato.

No hay comentarios: