Segovia, un lugar donde comer un buen cochinillo asado.

Un atractivo turístico de la ciudad.

Mesón Cándido, en Segovia.
Nuestra experiencia en diversos eventos promocionales de destinos turísticos nos dice que cada vez más se apuestan por los atractivos gastronómicos. Pues bien, esto de ver la gastronomía como un gancho importante para atraer visitantes a un lugar lo lleva haciendo la ciudad de Segovia desde que el turismo es turismo. Además lo logró utilizando algunas de las normas básicas que hoy día recomendaría una agencia de comunicación: un único producto, de la tierra y con alguna singularidad para que se convierta en seña de identidad. Eso es lo que se ha logrado con el cochinillo asado en esta ciudad de Castilla y León: convertirlo en una seña de identidad de la ciudad.


Cochinillo asado, el plato típico de Segovia.

Cuando uno viaja a Segovia es para ver el Acueducto, el Alcázar, la Catedral y comer cochinillo asado. Son los cuatro pilares sobre los que se asienta el turismo en esta ciudad Castellana y los cuatro objetivos que lleva en mente el visitante que hasta allí se acerca. Así pues, el cochinillo ha entrado con todo merecimiento en el top de la lista de puntos fuertes de la ciudad.

Casa Duque, uno de los restaurantes típicos de Segovia.
Ahora bien. ¿Donde comer el cochinillo? ¿Cuáles son los restaurantes más baratos y cuáles los más caros? ¿En qué fogones se prepara mejor? Todo esto son cuestiones a las que cada cual responderá según su experiencia y sus gustos particulares. La nuestra es que en los tres restaurantes en los que lo hemos comido nos ha parecido estupendo. Eso sí, para los amantes de los iconos, resulta imprescindible pasar por el mesón de Cándido, ubicado en la Plaza del Azoguejo, junto al Acueducto. Es el más clásico en esto de servir cochinillo asado.

Judiones con almejas, otro típico plato segoviano.
Otro clásico, aunque no con tanta solera como el de Cándido es el restaurante Bernardino. Ahora bien, lo que sucede con estas cosas es que los que más renombre tienen no son precisamente los más baratos. Por eso, lo mejor es que pases por la calle Juan Bravo y, viendo los carteles, y los folletos publicitarios que te irán ofreciendo, te inclines por el que más se adapte a tu economía.

Localiza el destino en el mapa:


OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: