Segovia y el Titirimundi.

Una excusa más para visitar la ciudad.

Titiritero por las calles de Segovia.
Son muchos los motivos que el viajero puede encontrar para visitar una vez más la ciudad castellana de Segovia: el Acueducto romano, sin duda, el mejor conservado de la península Ibérica y, por ende, el más fotogénico; el Alcázar, cuya estampa nos recuerda los castillos medievales de centroeuropa; la catedral gótico-plateresca, con ese bosque de pináculos pétreos que presenta a los transeúntes de la plaza de Mayor; la iglesia templaria de la Vera Cruz, con todo el misterio que rodea a la Orden del Temple. El monasterio de Santa María del Parral; y así otros tantos edificios que le han valido a la ciudad el reconocimiento por parte de la Unesco como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Espectacular estampa de la Catedral se Segovia.
A la riqueza monumental del casco histórico de la ciudad hay que añadir un nuevo atractivo turístico. Es el festival de Titirimundi que desde hace ya unos cuantos años se viene celebrando a principios de mayo. Durante unos días toda la ciudad se convierte en un escenario en el que los más variopintos artistas callejeros deleitan a oriundos y foráneos con sus habilidades escénicas. Si os animáis a visitar la ciudad en esas fechas veréis que hay representaciones en salas cerradas y al aire libre. Son estas últimas -las que utilizan como telón de fondo las típicas fachadas esgrafiadas de la ciudad y como graderío cualquier tramo de escaleras del entramado urbano- las que llenan de colorido y animación el ambiente.
Acueducto romano de Segovia.
El Titirimundi ya esta perfectamente consolidado en el calendario de festivales.Tal es así que, si tenéis intención de pernoctar en la ciudad durante el fin de semana, tendréis que tener la precaución de reservar con bastante antelación. Si tenéis la posibilidad de ir entre semana, mucho mejor. Pero no penséis que vais a estar solos. Dada la cercanía de la ciudad de Segovia a Madrid, este festival se ha convertido en una cita obligatoria para no pocos colegios de la capital de España. El incesante desfile de colegiales por las calles peatonales se convierte también en todo un espectáculo.

Un clásico de la cocina segoviana.
Para comer, ya es todo un clásico la "Mesón Cándido", y su cochinillo asado, y la ceremonia de partir la carne con el canto del plato para después romperlo tirándolo al suelo. Pero si buscáis algo diferente una buena recomendación que bien podéis tener en cuenta es el restaurante El Fogón Sefardí. No dejéis de probar alguna de las Tostas ganadoras de las últimas ediciones del concurso Decalles. La Casa Mudéjar también es una hospedería recomendable, pero si buscáis variedad, una posibilidad es el hotel Los Linajes. Este hotel es modesto pero acogedor y bien enclavado.
Localiza el destino en el mapa.
OTROS POSTS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: