Lo que hay que ver en Córdoba además de su Mezquita.

Cinco citas imprescindibles.

Rincón de la Judería, Córdoba.
Hablar de Córdoba desde la perspectiva de su interés turístico, es hablar de su Mezquita. Son muchas la personas que acuden a diario a esta ciudad andaluza atraídos por los destellos que emanan de esta joya del arte musulmán. Pero también sería injusto emprender un viaje a Córdoba para visitar exclusivamente su Mezquita. En la ciudad te encontrarás otros rincones que no debes de pasar por alto en tu viaje. Nosotros te proponemos cinco más, pero tampoco vayas a pensar que esto es todo. Piérdete por sus callejas y déjate embaucar por la magia que se desprende por doquier es, posiblemente, una de sus fortalezas turísticas.


Plaza de la Corredera. Llama poderosamente la atención esta plaza de aires castellanos en tierras andaluzas. De hecho, no recordamos ninguna otra plaza en Andalucía con esta estructura tan del norte. De planta rectangular y con soportales en tres de sus lados, este amplio espacio está ocupado por terrazas que presentan un ambiente muy animado los fines de semana.
Plaza de la Corredera, en Córdoba.
La Judería. Pasear por este barrio de la ciudad es de lo más gratificante que puede encontrar el viajero, sobre todo si es verano, y el sol calienta con ganas. Su dédalo de callejas estrechas e irregulares, además de ser muy sombreado, está lleno de rincones con mucho encanto de los que hay que disfrutar con lentitud. Muchos de esos rincones son los típicos patios cordobeses que con tanto mimo se cuidan y que producen, aparte de un variado colorido, una agradable sensación de frescor.

El Alcázar de los Reyes Cristianos. Otra cita imprescindible es este palacio fortaleza en el que los reyes cristianos, durante los últimos años de la reconquista de la península Ibérica, utilizaron como residencia temporal. No obstante, un recorrido por estas construcciones es un recorrrido por la historia de la ciudad y sus diferentes épocas. Si es verano, intenta asistir a la exhibición de música, luz y color que ofrecen sus múltiples fuentes por la noche.
Vistas desde el Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba.
El Puente Romano. Un puente de origen romano que ha sido reformado con posterioridad une las dos orillas del Guadalquivir. Cada uno de sus extremos está ocupado por sendas construcciones que le confieren al conjunto cierta grandiosidad. De ellas hay que destacar la torre de la Calahorra. Desde el puente se obtienen buenas panorámicas de la Mezquita-catedral e interesantes vistas de viejas construcciones en el interior de río asociadas a la fuerza de su cauce.
Puente Romano de Córdoba con la Mezquita al fondo.
Plaza del Potro. Sencilla plaza cordobesa con una fuente coronada por el animal que le da nombre. En ella abren sus puertas algunos de los museos más relevantes: Posada del Potro y el museo de Bellas Artes. En el primero se encuentra la sede del Centro del Flamenco Fosforito. En el segundo encontrarás, integrado en el mismo edificio, el espacio dedicado a Julio Romero de Torres.

Localiza el destino en el mapa:
OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

2 comentarios:

Toño dijo...

Muchas gracias por tus consejos para visitar otros lugares en Cordoba ademas de la mezquita.

Jesus Angel Lopez dijo...

Gracias por tu comentario.
En Córdoba, como en tantas otras ciudades, siempre hay un lugar que se convierte en el icono de la localidad. Pero luego, paseándola, es cuando se descubren sus encantos. Por eso creo que las prisas no son las mejores alidadas de los turistas. Un poco viene al caso ese viejo refrán que dice que "quien mucho abarca, poco aprieta".