Mezquita-catedral de Córdoba.

Bosque de columnas con arcos bicolores.

Mezquita de Córdoba.
Por su originalidad, por sus dimensiones, por lo que ha representado a lo largo de los siglos y por otras muchas razones, la Mezquita de Córdoba es uno de los monumentos más relevantes que podemos encontrar en España. Incluso, sin pecar de ser exagerados, podemos afirmar que es una de las grandes obras arquitectónicas de la humanidad. De hecho, la Unesco la ha catalogado como Bien de Valor Universal Excepcional. A lo largo del año acceden a su interior más de un millón de personas llegadas desde todos los rincones del mundo. Los meses en los que acuden más turistas hasta este gran monumento es en primavera. Por lo tanto, te recomiendo, si te es posible, evitar esos meses. De ese modo podrás recorrer todos sus rincones sin aglomeraciones.


Mezquita de Córdoba.

La Mezquita de Córdoba fue comenzada a construir a mediados del siglo VIII por el emir Abd al-Rahman I sobre el solar que ocupaba anteriormente una basílica visigoda. Con el paso de los siglos, Abd al-Rahman II, Abd al Rahman III, al-Hakam y Almanzor fueron incrementando el número de naves y enriqueciendo la decoración convirtiéndola en la mayor mezquita de occidente.
Mirhab de la Mezquita de Córdoba.
La dominación árabe termina en la ciudad de Córdoba en 1236, cuando Fernando III la reconquista. La Mezquita es consagrada entonces como templo católico. Aún así, todavía tendrían que pasar unos siglos hasta que en 1523 se inician las obras de construcción de una catedral en su interior. Un año más tarde, ante tamaño disparate, el propio Carlos V reprochó al obispo "haber deshecho lo que era único en el mundo y haber puesto en su lugar lo que se puede ver en todas partes".

Pese a la construcción de la catedral católica, en la que se mezclan los estilos gótico, barroco y plateresco, todavía es perfectamente admirable el bosque de columnas y arcos bicolores que configuran el interior de la Mezquita de Córdoba. Un momento especial hay que dedicar al mirhab octogonal donde se exponía el Corán y la Maqsura que era el espacio reservado al Califa. La decoración es estos espacios es sencillamente sublime.
Maqsura de la Mezquita de Córdoba.
En el exterior, en el otro extremo del Patio de los Naranjos, se levanta la torre campanario que rodea al alminar desde el que el muecín, en otros tiempos, llamaba a oración a los seguidores de Alá. Ahora, la torre campanario, de 54 metros de altura, domina todo el casco antiguo de la ciudad de Córdoba.

Localiza el destino en el mapa:
OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: