Numancia, alcanza el 2150 aniversario de su famoso cerco.


Una gesta convertida en mito.

El Parque Arqueológico de Numancia, ubicado a unos siete kilómetros de la ciudad de Soria, y más concretamente en el municipio de Garray, es uno de esos lugares de imprescindible visita. Ya en 1882 fue declarado Monumento Nacional. Pero también es posible que muchos turistas no sepan valorarlo adecuadamente. En esta ciudad celtíbera se gestó una de las más notables resistencias que encontraron la tropas romanas durante la expansión de sus dominios. Tal es así que el término numantino ha entrado a formar parte del vocabulario de la lengua española con el significado de "aquel que resiste con valentía y coraje el ataque de otros".

Una visita a Numancia debe ser acompañada con el conocimiento de lo que significó en el pasado esta ciudad. Para ello no dudéis en seguir las explicaciones de un guía turístico pues, de lo contrario, vuestra visita quedará incompleta.
Detalle del Yacimiento Arqueológico de Numancia.
Durante veinte años, entre el 153 y el 133 a. C., las tropas romanas intentaron someter al pueblo de Numancia, y tras encadenar varias derrotas en las llamadas Guerras Numantinas, decidieron no enfrentarse en batalla a este pueblo guerrero. Así pues, 60000 soldados, bajo las órdenes de Escipión, en vez de enfrentarse en batalla a los 2500 guerreros numantinos, decidieron vencerlos por inanición. Con ese objetivo,  los romanos construyeron un muro de nueve kilómetros de perímetro en torno a la ciudad para evitar que los asediados pudieran abastecerse de víveres.

Tras un año de cerco, en el verano del año 133 a. C., la mayoría de los heroicos numantinos que sobrevivieron al hambre, en vez de rendirse al enemigo, decidieron suicidarse. Solo unas decenas consiguieron sobrevivir y fueron conducidos hasta la ciudad de Roma para ser exhibidos en las calles y mostrar la gloria del ejercito romano que por fin había sometido este rincón de Hispania.
Detalle del Yacimiento Arqueológico de Numancia.
Cuentan los historiadores que el nombre de Numancia es uno de los que más se repite entre los cronistas de la época, habiéndose convirtiendo la resistencia numantina en todo un mito de la época. Hasta el propio Cervantes, varios siglos después, dramatizó la tragedia en su obra El cerco de Numancia.

Recorriendo el yacimiento arqueológico se pueden apreciar hallazgos bastante interesantes de la ciudad celtibérica. También están perfectamente identificados los lugares exactos en los que los romanos levantaron los siete campamentos de los que hablan los cronistas para organizar su asedio. A través de dos casas que han sido reconstruidas cuidadosamente, los visitantes pueden entender de una forma más didáctica el modo de vida de sus habitantes.
Reconstrucción de una vivienda celtibérica en Numancia.
Calles con estructura perpendicular, pero retranqueadas para evitar el azote del Cierzo, aceras, piedras pasaderas, aljibes, termas,..., en definitiva, todo un muestrario arqueológico que permite al visitante imaginar como era la vida de ese pueblo que trajo de cabeza a los romanos.



Localiza el destino en el mapa:
OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: