Los clásicos de la Navidad madrileña.

Que compiten con las nuevas tendencias.

El centro de Madrid se ha convertido en una visita obligada para todos los madrileños durante la Navidad. Incluso desde las provincias colindantes, y hasta desde los rincones más remotos de España, cada vez son más quienes acuden a visitar las calles más céntricas de la capital. Tampoco falta el creciente turista extranjero. En una visita a la Navidad de Madrid hay muchas opciones, pues su oferta cultural es extraordinaria, pero hay unos cuantos sitios que son imprescindibles. Son los iconos clásicos que representan desde hace años los tópicos de la Navidad madrileña.

1.- Puerta del Sol. Pasar por la Puerta del Sol, bajo el reloj con cuyas campanadas año tras año despedimos al año viejo y recibimos al nuevo, es inevitable. Aunque su máximo protagonismo lo tiene durante la Nochevieja, la plaza está animada a cualquier hora de la Navidad, pues, en cierto modo, es el epicentro en torno al cual gira todo el ambiente festivo.

2.- Mercadillo de la Plaza Mayor. La Plaza Mayor de Madrid siempre es un lugar atractivo para visitar, pero durante estos días se instala un mercadillo de típicos productos navideños que convierten este espacio en una cita imprescindible. Es un mercadillo que, en cierto modo, recuerda la imagen de los mercadillos navideños de las ciudades centroeuropeas.

3.- Cortilandia. Cada vez que los operarios de El Corte Inglés ponen en acción el mecanismo que da vida a las marionetas de Cortilandia, cientos de personas, sobre todo familias con niños, se congregan en torno al mágico escenario para disfrutar de un espectáculo que ya ha adquirido la categoría de clásico. Un espectáculo cuya temática cambia cada año.

4.- El Tiovivo. El clásico tiovivo también se ha hecho un hueco en la parafernalia navideña. Aunque no tiene un sitio fijo, durante los últimos años se ha instalado uno en la plaza de Santa Cruz, aledaña a la Plaza Mayor. Es, sin duda alguna, otro de los iconos de la Navidad de Madrid que no deben perderse.

5.- Doña Manolita. La lotería de Navidad convierte este establecimiento en uno de los más reclamados. Es suficiente ver las largas colas que se forman en su entrada. Pero más allá de Doña Manolita, la Puerta del Sol también se llena de las clásicas loteras que dan un ambiente diferente a la Navidad en Madrid. Aunque el día de la Lotería es el día 22 de diciembre también está la del Niño que prolonga el protagonismo de Doña Manolita.

6.- Gran Vía. Si hay que elegir una calle como representativa de la iluminación navideña de la capital, esa es la Gran Vía. A su generosa iluminación habitual ofrecida por los teatros y musicales, se suma estos días la de la Navidad. Una calle que ha aumentado su protagonismo desde que el espacio dedicado a los peatones a aumentado en detrimento de los vehículos.

7.- Chocolatería de San Ginés. En pocas épocas del año apetece tanto un chocolate calentito como en estos que coinciden con los de menos luz. Aunque hay muchas chocolaterías, la de San Ginés es, con diferencia, la más famosa. Pocas cosas son tan típicas como terminar la Nochevieja con un chocolate en este establecimiento.

No hay comentarios: