Ciudad de Alicante.

Capital de la Costa Blanca.

Paseo de la Explanada de Alicante.
La ciudad de Alicante es la capital de una de las costas más amables del Litoral Mediterráneo: la Costa Blanca. Así pues, bien puede ser este un excelente destino para unas vacaciones de sol, playa y mucho más. El sol está garantizado durante buena parte del año. En cuanto a la playa, la del Postiguet, bajo la atenta mirada del Castillo de Santa Bárbara y junto a la avenida de la Explanada, es la más conocida de la ciudad. Pero no es la única. La del Saladar, al sur del puerto, o la de la Albufereta, al norte de la del Postiguet, son otras opciones a tener en cuenta. Incluso, si embarcáis en alguno de los catamaranes que parten rumbo a la isla de Tabarca, ampliaréis las posibilidades de tomar el sol sobre unas limpias y cuidadas arenas como son las de las playas alicantinas.


Playa del Postiguet. Alicante.

Pero además de sol y playa, la ciudad de Alicante ofrece mucho más para unas vacaciones  inolvidables. Una amplia oferta cultural espera al visitante. El Castillo de Santa Bárbara, además de su interés histórico, es sede de constantes exposiciones temporales. Algunos museos de recomendable visita son el Museo Arqueológico, instalado en el antiguo Hospital de San Juan de Dios, y el Museo de Bellas Artes Gravina (MUBAG), que alberga una serie de obras de arte alicantino correspondientes al periodo que va desde la Edad Media a las primeras décadas del pasado siglo.
Puerta del Mar.

La ciudad ofrece, como no podía ser de otro modo, todos los atractivos de una ciudad cosmopolita. Importantes y modernos centros comerciales, un equipo de fútbol histórico como es el Hércules, un gran puerto deportivo, una animada zona de copas en el Barrio, a las traseras del Ayuntamiento, el famoso paseo de la Explanada, muy animado en cualquier época de año, una plaza de toros en la que se dan cita las más importantes figuras del toreo, y así un largo etcétera.
Puerto deportivo de Alicante.

En cuanto a su calendario festivo, éste está protagonizado por las Hogueras de San Juan -Fogueres de sant Joan- que se celebran en torno al 24 de junio, coincidiendo con el solsticio de verano. En estas fiestas, similares a las fallas valencianas, se caracterizan por un ambiente mucho más festivo, especialmente la noche en la que los monumentos de cartón piedra son devorados por las llamas. Los bomberos que vigilan el proceso crematorio refrescan a los asistentes con el agua de sus camiones. Las fiestas de Moros y cristianos, tan famosas en toda la provincia, también tienen su espacio en la capital.



OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: