Abejar, el pueblo trufero de España.

Secretos ocultos en la provincia de Soria.


A la caza de la trufa.
La caprichosa naturaleza ha regalado a la localidad soriana de Abejar un exquisito secreto que ha sido considerado como el diamante negro de la gastronomía. Nos referimos a la Trufa Negra (Tuber Melanosporum). Se trata de un producto bastante complicado de recolectar, pues se ocultan bajo tierra. Su recolección se realiza en invierno, principalmente entre febrero y marzo, y para ello es necesario tener un amplio conocimiento del medio. Gracias al agudo olfato de perros truferos es posible sacarlas a la luz para que luego lleguen a las mesas más selectas. La Trufa Negra, por su sabor y su olor, se ha convertido en un preciado tesoro gastronómico de la cocina nacional e internacional. Un toque de distinción que destaca por su elevado precio.

Recolectando trufas con perro.

Abejar conoce bien la Trufa Negra y su recolección se ha transmitido de padres a hijos. Sus tierras cultivadas de encinas y carrascas ya micronizadas están preparadas para albergar esta delicatessen de hongo. La comarca de Abejar cuenta con la finca más extensa de España para la producción de Trufa Negra y otras especies micológicas. Una tarea que centra la atención de la mayoría de los vecinos del pueblo que viven por y para la Trufa Negra. El resto del año la mayoría de ellos trabajan en el campo y cuidan con celo los robledales y carrascales para que estén en perfectas condiciones para albergar nuevos diamantes negros.

Panoramica de Abejar, en la provincia de Soria. (*)


Abejar es la comarca más rica de España en Trufa Negra y allí se celebra una importante feria a la que acuden muchos turistas pero no es la única. La provincia de Soria cuenta con un total de más de 114.000 hectáreas de masa forestal donde potencialmente puede crecer este hongo y más de 1.800 de estas hectáreas son fincas preparadas para su cultivo. Unas extensiones de tierras que generan más del 30% de la producción nacional de Trufa Negra y que internacionalmente suponen el 5% del consumo mundial.


Detalle de una trufa al salir de la tierra.


La “caza de la trufa" comienza cuando los perros truferos olisquean las encinas y carrascas antes de escarbar, primero, entre la nieve y, después, entre la tierra fresca. Un nuevo diamante negro ha sido descubierto y está listo para ser recolectado. Este peculiar proceso que llevan a cabo los perros truferos, antaño realizado por cerdos, se convierte en toda una exhibición y son muchos los turistas que deciden presenciar una “caza de la Trufa Negra” con perro, en medio del campo y dirigida por un experto truficultor.

Localiza el destino en el mapa:

OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:
(*) Imagen facilitado por Borrón y cuenta nueva.

No hay comentarios: