Comarca de Liébana, en Cantabria.

Arquitectura, paisajes y gentes configuran un hermoso lugar de visita imprescindible.

Liébana, junto a la ermita de Piascas.
Uno, que anda dando vueltas por España disfrutando de los muchos y bellos lugares de interés turístico que ofrece a lo ancho de su geografía, afirma con toda la contundencia con que es capaz que la comarca de Liébana es uno de los lugares más hermosos de este país. Quizá no falten quienes discrepen con esta opinión personal –aunque supongo que no serán demasiados- pero lo que nadie me podrá discutir es la sinceridad con la que afirmo que la comarca cántabra de Liébana es uno de esos lugares que enamora a quien lo visita. Solo los adictos al sol y la playa –o tal vez ni siquiera ellos- podrán sentirse ajenos a la belleza que muestran estas tierras.


Imagen de Potes, capital de la comarca de Liébana.
Desde los apenas 300 metros de altitud sobre el nivel del mar a los que se encuentran las tierras más bajas del valle, hasta los 2500 metros que alcanzan los espectaculares Picos de Europa, Liébana ofrece una variada y exuberante vegetación. Unos paisajes cuyas estampas se ven enriquecidas gracias a la mano del hombre que, conocedor de la belleza del paisaje, ha actuado sobre él con mucha delicadeza. Tal es así que la piedra, ya sea dispuesta en mampostería ya sea mediante sillares, y la madera, en ocasiones labrada con gran profusión, son los principales materiales de construcción. El colorido lo ponen las flores con las que sus habitantes decoran con gran mimo sus fachadas.

Picos de Europa desde la parte de Cantabria.
Potes, la capital comarcal, es cita obligada. En la población encontrarás nobles edificios que alternan con populares rincones llenos de encanto. Fuente Dé, donde se toma el teleférico que tras salvar un desnivel de 800 metros te acerca al corazón de los Picos de Europa, es otro de los lugares a los que hay que acercarse. Tampoco hay que pasar por alto Santo Toribio de Liébana, un importante centro de peregrinación en el que, según dicen, se encuentra el mayor trozo de Lignun crucis. Pero si quieres conocer mejor la comarca es imprescindible ascender por las laderas a algunos de los pueblos enclavados en mitad de la ladera. Cahecho, Mogrovejo, Piasca, Dobres... son algunos lugares cuya visita te recomiendo. En ellos disfrutarás de unas panorámicas extraordinarias al tiempo que apreciaras en primer plano de la belleza de la arquitectura popular.

Arquitectura popular en Cahecho, Liébana.
Patrimonio paisajístico y arquitectónico son dos importantes señas de identidad de la comarca, pero no las únicas. Sus gentes, sabedoras de que el turismo es su principal riqueza económica se muestran muy amables con los visitantes. Nosotros tuvimos la suerte de alojarnos en el Hotel Infantado de Ojedo, junto a Potes. En él Isabel, no solo nos trató con gran profesionalidad, sino que con sus amables consejos pudimos conocer mucho mejor la comarca. Te recomiendo que te dejes guiar por los consejos que te den sus habitantes pues, dependiendo de la estación del año en la que te acerques al valle de Liébana, deberás priorizar unas u otras visitas.

Localiza el destino en el mapa:


OTROS DESTINOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:
Santillana de Mar.
Santander, la Dama del Norte.
Palacio de la Magdalena.

2 comentarios:

Susana dijo...

Estoy de acuerdo en que la comarca de la Liébana, es unos de los lugares más bonitos de España. No sé si es mi pasión por Asturias pero cualquiera que la visite no quedará indiferente. Bonitas fotos.

Jesús Ángel dijo...

Gracias por tu comentario. Es cierto que el norte de España que baña el Cantábrico -Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco- son espectaculares. La Comarca de Liébana es uno de los mejores ejemplos.