Verano Azul en Nerja.

Tras las huellas de la serie que marcó una época.

Playas de Nerja desde un mirador.
Hay ciudades que son famosas por alguna construcción singular, otras por su entorno paisajístico, o tal vez por algún acontecimiento histórico que sucedió en su entorno. La mayor fama de Nerja, en cambio, le viene dada por una serie televisiva que entretuvo a familias enteras durante los años ochenta: Verano Azul. Una serie dirigida por Antonio Mercero que, dado su gran éxito inicial se repuso durante varios años en televisión Española cuando llegaba la estación estival. Al ritmo del peculiar silbido de un grupo de chicos montados en bicicleta, toda España conoció, a través de la pantalla de su televisor, la existencia de esta hermosa localidad en la provincia de Málaga

"La Dorad". Barco en el que vivía "Chanquete" en "Verano Azul".
Cuando uno tiene cierta edad, y visita esta localidad, irremediablemente buscará las huellas de aquella serie que marcó una época. Y no tendrá que andar mucho para encontrarlas. La toponimia de calles, plazas, parques o los más variados establecimientos comerciales, le recordará una y otra vez a Verano Azul. Incluso la espectacular Cueva de Nerja, no demasiado alejada del casco urbano, formó parte de las aventuras de aquella variopinta pandilla de chavales integrada, entre otros, por Javi, Tito, Desy, Pancho o El Piraña.

Balcón de Europa, en Narja, Málaga.
Posiblemente el icono más emblemático de Verano Azul fue el personaje de Chanquete -encarnado por el actor Antonio Ferrandis- y su barco encallado en mitad de un huerto de tomates. La Dorada, que así se llamaba el barco de Chanquete, constituye un punto de obligada visita para quienes visiten Nerja buscando las huellas de la popular serie. Aquel famoso grito de “Del barco de Chanquete, no nos moverán” aún persiste en quienes crecimos con aquella serie, …y también sentimos un poco de pena al ver esta reliquia anclada en un entorno excesivamente urbanizado.

Rincón de Nerja que nos recuerda su pasado.
Pero Nerja, sin Verano Azul, también sería digna de ser visitada. Esta antigua villa de pescadores, convertida como tantas otras del Mediterráneo español en centro turístico, ofrece a los veraneantes hermosas calas en las que disfrutar de los atractivos del mar Mediterráneo. Su casco antiguo, conquistado por tiendas de souvenirs y restaurantes, debe ser recorrido con pausa. Y, por supuesto, hay que asomarse al Balcón de Europa, la plaza-mirador más conocida de la ciudad y uno de los emblemas más conocidos de toda la Costa del Sol.

Localiza el destino en el mapa:


OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: