Iznatoraf, entramado urbano en el cielo de los olivares jienenses.

Toda una sorpresa para el viajero.

Paseo por una calle de Iznatoraf.
Durante el transcurso de un viaje que realizamos por tierras jienenses, nos alojamos en un hotel situado en la localidad de Villanueva del Arzobispo: el Hotel Los Chiles. De ese modo quedábamos a mitad de camino de las ciudades de Úbeda y Baeza, por un lado, y del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas por el lado contrario. Sin duda un punto estratégico para nuestro objetivo. Con lo que no contábamos era con encontrarnos una bonita localidad, desconocida para nosotros, muy cerca del hotel. Es el pueblo de Iznatoraf, encaramado en lo alto de un cerro y rodeado por sus cuatro puntos cardinales de inmensos mares de olivares. La visita a Iznatoraf supuso para nosotros todo un descubrimiento.


Campos de olivos rodean la población de Iznatoraf, en Jaén.
Siguiendo los consejos que nos dio Bea Carmona, quien tan amablemente nos trató durante nuestra estancia en el Hotel los Chiles, y aunque no estaba dentro de nuestros planes iniciales, subimos hasta Iznatoraf. Allí, además de encontrarnos con las impresionantes panorámicas que rodean al pueblo, nos vimos en un casco urbano en el que, afortunadamente, ningún urbanista trató de poner orden en el entramado urbano que configuran su dédalo de callejuelas.

Calle de Iznatoraf, en la provincia de Jaén.
Pasear por las calles de Iznatoraf es toda una gozada. Sus calles estrechas y de trazado irregular son la solución perfecta para amortiguar los calores estivales al tiempo que suponen un freno perfecto para los aires invernales. Sus vecinos, conocedores de la belleza de sus pueblo, aportan su toque personal llenando todos los rincones con infinidad de macetas. Los coches son inexistentes, en unos sitios porque no pueden acceder, en otros, porque no se les deja entrar. Así pues, te sentirás en una población trazada a la medida humana.

Calle de Iznatoraf, en la provincia de Jaén.
A nuestro juicio, y en base a nuestra experiencia recorriendo los pueblos y ciudades de nuestro país, éste, pese a no ser muy conocido, bien debería de formar parte de una imaginaria lista de los pueblos más bellos de España. Ha sabido conservar el legado urbanístico recibido de sus antepasados, conjugándolo con los avances modernos, sin perder su carácter humano. Es un lugar con vida y no es un pueblo museo. En definitiva, un ejemplo de que la belleza de un pueblo no está reñida con su supervivencia.

Localiza el destino en el mapa:


OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

2 comentarios:

Viajes dijo...

El mejor regalo de un viaje es, sin duda, descubrir lo inesperado... Todavía quedan localidades y rincones como Iznatoraf para quienes somos capaces de apreciar la belleza humilde que no aparece en las guías... ¡Gracias por compartir el 'secreto'!

Jesús Ángel dijo...

Descubrir Iznatoraf fue lo mejor de un viaje en el que visité las ciudades de Úbeda y Baeza, Patrimonio de la Humanidad, y el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Es un pueblo que, como dices, no aparece en las guías y en el que bien merece la pena hacer un alto.