Castillo de Játiva, Xàtiva en valenciano

Punto de inicio para conocer una histórica ciudad.

El lugar más conocido desde el punto de vista del interés turístico en esta ciudad valenciana es, sin duda alguna, el castillo. Se trata de una construcción imponente que agranda su interés por el lugar tan privilegiado en el que se levantó. Aun así, no se deben pasar por alto otros puntos de atracción de la población que también merecen la pena conocer. Es por ello que cuando se planifica un viaje a Xàtiva hay que dedicarle suficiente tiempo para no llevarse una visión superficial de la misma.

Xàtiva -o Játiva- fue antaño, junto a Valencia y Orihuela, una de las principales ciudades del Levante. Pero ciertos avatares históricos, y el hecho de no estar pegada al mar, ha provocado, no tanto su declive, sino que otras localidades creciesen con mayor intensidad que ella. Pese a ello, con sus treinta mil habitantes, aún posee una relevante importancia económica.

Vistas del la Sierra del Castell en Xàtiva.
De su glorioso pasado la ciudad conserva un extraordinario casco histórico que fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1986. Dicen que se trata del segundo más extenso de toda la Comunidad valenciana, tras el de la propia capital autonómica. Está formado por un dédalo de callejuelas en las que el viajero puede descubrir numerosas construcciones de una relativa antigüedad, y todo ello pese a los sucesos acaecidos durante la Guerra de Sucesión.

Tras la muerte de Carlos II sin descendencia, los partidarios de los Borbones y los partidarios de los Autrias se enzarzaron en una disputa por el trono de España. La ciudad de Xàtiva tomó parte activa en la contienda al lado del bando perdedor, por lo que las tropas de Felipe V, en venganza por la resistencia ofrecida por la ciudad, la quemaron. Es por ello que, si visitáis el Museo de la Ciudad descubriréis que un cuadro con el retrato de Felipe V está colgado al revés, con la cabeza hacia abajo. Una curiosa represalia con mucha dosis de sorna y, desde luego, poco sangrienta.
Detalle en la ciudad de Xàtiva.
Fueron los años posteriores a la Guerra de Sucesión unos momentos duros para una ciudad que había vivido sus años de esplendor durante el renacimiento. Allí residía la Casa de Borja, (más conocida por su nombre italiano de los Borgia), de la que algunos de sus miembros alcanzaron posiciones importantes en el poder, tanto civil como religioso. Recordemos que dos Borja llegaron a la cúspide de la jerarquía católica. Fueron Alfons de Borja, convertido en el Papa Calisto III y Roderic de Borja, cuyo nombre papal fue Alejandro VI.

Callejeando por la ciudad descubriréis algunos edificios de gran prestancia como son la Colegiata o la iglesia de san Feliú, que bien merecen una visita más pausada. No obstante, es el Castillo, ubicado el lo alto de la Sierra del Castell, al que debemos dedicarle más atención.
Castillo de Játiva.
El Castillo de Xàtiva se va adaptando a la orografía que le ofrece el terreno sobre el que se levantó. Una elevada pero no extensa sierra a cuyo alrededor se contempla una fértil vega que durante siglos ha sido la principal fuente de riqueza de la ciudad.

Realmente no es un solo castillo, sino dos. Construido donde anteriormente había un castro ibérico, las distintas dependencias han ido ampliándose según aumentaban las necesidades. Es por ello que pueden distinguirse dos edificaciones bien diferentes; el Castell Menor y el Castell Major.

Desde el castillo, a través de unas empinadas laderas, algo que se comprueba al subir a la fortaleza, de deslizan los restos de murallas hasta la ciudad. Una ciudad histórica, no solo por el legado monumental que conserva, sino también por su patrimonio cultural intangible.
Detalle en el interior del Castillo de Xàtiva.
La Fira d'Agost es una feria cuyas actividades culturales se han adaptado a los tiempos modernos, pero su origen es antiquísimo. Hay que remontarse al año 1250 en el que el rey Jaume I concedió el privilegio a la ciudad para poder celebrar una feria. Desde entonces, entre el 15 y el 20 de agosto la ciudad se convierte en un hervidero de gente que participa de un modo u otro en el amplio repertorio de eventos culturales.

Localiza el destino en el mapa:
OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: