Monflanquin, bonito pueblo de Lot et Dordogne.

En la región de Nueva Aquitania.

Fundada como Bastida, la población de Monflanquin ha sido acreditada con el sello de Les Plus Beaux Villages de France. Solo hay que detenerse en su gran plaza para dejarse embriagar por el encanto de su fisonomía. Una plaza con tanta personalidad que se ha convertido en el principal icono de la localidad.



La comuna de Monflanquin pertenece al departamento de Lot y Dordoña (Lot et Dordogne), de la región de Nueva Aquitania. Cuenta con unos 2300 habitantes y se levanta en lo alto de un otero desde donde ofrece una posición dominante sobre las tierras circundantes.


Cuando el viajero llega a la población, inevitablemente lo primero que hace es encaminar sus pasos por alguna de las calles ascendentes hacia la gran plaza de las Arcadas. Esta plaza es el mayor atractivo de Monflanquín. Las fachadas pétreas están abiertas en su parte inferior por grandes arcadas que le confieren gran personalidad al recinto. 

Sobre las fachadas de mampostería de los edificios contrasta vivamente el colorido de la múltiples flores que, como en tantos otros lugares de Francia, llenan de vida las calles de los pueblos. También son frecuentes los entramados de madera que, además de elemento estructural de las construcciones, aporta mucho encanto a las mismas.

Pero en Monflanquín no hay que caer en la tentación de reducir la visita a la monumental plaza de las Arcadas. Recorriendo su entramado urbano el viajero se sorprenderá con una serie de estrechos, muy estrechos callejones por los que apenas entre una persona. Son los “Carrerots”.


Otro edificio que también es necesario visitar es la iglesia de Saint André. Toda ella también es de mampostería. Se accede a su interior a través de una discreta portada de factura gótica. Pero más allá de este o aquel edificio, en Monflanquín destaca el conjunto, lo que le ha valido ser incluida en la prestigiosa lista de Los Pueblos más bonitos de Francia

Monflanquin fue fundada en 1256 por Alfonso de Poitiers lo cual indica que arrastra a sus espaldas más de tres cuartos de milenio de historia. Se configuró como una bastida, ese tipo de nuevas poblaciones que durante la Edad Media se fueron creando en el suroeste de Francia. Eran asentamientos estratégicos cuyo objetivo era repoblar y defender el territorio.  En la Plaza de las Arcadas el viajero puede visitar en la Casa del Príncipe Negro un centro de interpretación de las Bastidas.

Localiza el destino en el mapa:

No hay comentarios: