Lo que hay que visitar en Coria

Una ciudad llena de arte, historia y fiestas centenarias

Coria
es una bella localidad cacereña situada al noreste de Extremadura, en el valle del Alagón. Está considerada Bien de Interés Cultural desde 1993. En ella han estado romanos, visigodos, árabes, judíos y cristianos. Es, quizás, una de las grandes olvidadas de la comunidad extremeña, pero bien merece la pena una parada en esta preciosa ciudad llena de arte, cultura e historia. 

Lo más interesante que hay que visitar en Coria el viajero lo encontrará esparcido en el irregular entramado urbano que configuran las calles intramuros. A continuación se citan todos los lugares que no deben pasarse por alto para realizar una visita completa a la ciudad. 

Coria, Cáceres, Extremadura
La catedral: Es un impresionante templo de estilo gótico-plateresco con añadidos barrocos. Fue construida entre los siglos XVI y XVIII sobre la anterior del siglo XIV de la que solo queda el claustro. Posee dos portadas y llama la atención su torre-campanario. Desde el interior se puede acceder a la torre por una preciosa escalera de caracol. También debe visitarse el museo catedralicio donde se guarda una de las reliquias más importantes de la cristiandad: el mantel de la Última Cena

Coria, Cáceres, Extremadura
El Castillo: Se halla restaurado pero conserva intacta la Torre del Homenaje que nos lleva a su pasado medieval. Cuentan viejas leyendas que su fin no era el de defender a la ciudad de los atacantes foráneos, sino proteger a los duques de la ira de sus vecinos. 

Coria, Cáceres, Extremadura
La Cárcel Real: Se ha convertido actualmente en un museo con piezas prehistóricas, romanas y visigodas además de salas dedicadas a los toros y a su conocida fiesta de San Juan. Funcionó como cárcel desde el reinado de Carlos II hasta 1981. Durante el recorrido por sus dependencias se pueden ver las celdas y las cámaras de castigo. 

Coria, Cáceres, Extremadura
Los "sanjuanes" de Coria: Del 23 al 29 de junio esta localidad celebra los "Sanjuanes". Se corren encierros, dos o tres al día, en los que un toro corre totalmente libre por una zona cerrada durante un par de horas hasta que es abatido. Para hacerlo se cierran las puertas de la muralla. 

Coria, Cáceres, Extremadura
Convento de la Madre de Dios: Fue fundado en el siglo XIII por las religiosas franciscanas. Se cree que fue reconstruido a finales del siglo XV. Su interior se puede visitar. Son las propias monjas quienes cuentan con gran detalle todo sobre el claustro gótico-renacentista: el pozo, la historia de sus columnas, su planta trapezoidal y el pavimento múdejar. Se puede aprovechar para comprar alguno de los dulces típicos que ellas elaboran con ingredientes naturales y el cariño que ellas ponen en todo lo que hacen. 

Coria, Cáceres, Extremadura
Muralla y Puertas: La muralla de Coria es casi circular y fue construida, según se cree, entre los siglos III y V,  durante el bajo imperio romano. Cuatro puertas tiene de entrada a la ciudad. Dos de ellas conservan el antiguo trazado romano. Las otras dos son de la época medieval. Ninguna de ellas te dejará indiferente. 

Coria, Cáceres, Extremadura
El Palacio episcopal: Levantado en la plaza de la Catedral fue morada y estancia episcopal . Fue construido en el siglo XVII en estilo barroco. En el interior se encuentra un preciosa entrada porticada. Actualmente es un acogedor hotel donde la calidad se conjuga perfectamente con la historia. Una acertada elección para una perfecta escapada tanto cultural como gastronómica .

Coria, Cáceres, Extremadura
El Puente de piedra. Se trata de una construcción del siglo XVI. De este puente destaca la ausencia del río, ya que el Alagón cambió su curso tras una crecida invernal. A raiz de ese acontecimiento sucedió que el río quedó sin puente por lo que surgió el dicho de que "Coria tiene un puente sin río y un río sin puente".

Coria, Cáceres, Extremadura
Dédalo de Callejuelas. Pero más allá de este o aquel monumento, la ciudad de Coria hay que disfrutarla recorriendo las intrincadas callejuelas que configuran su casco histórico. Un trazado irregular en el que sobresalen, además de los lugares citados anteriormente, los edificios del Ayuntamiento, el viejo y el nuevo, o la alhóndiga, reconvertida en biblioteca pública Rafael Sánchez Ferlosiso. No hay que olvidar citar la animada Plaza del Rollo.

Localiza el destino en el mapa: