Parque Nacional de Monfragüe, en Extremadura.

Meca del turismo ornitológico.

Monfragüe es rico en fauna.
En ese punto en el que los ríos Tajo y Tiétar deciden unir sus aguas para seguir el camino juntos hacia el océano Atlántico, la naturaleza nos sorprende con rincones de especial belleza. Se trata de un extenso territorio que en 2007 fue declarado Parque Nacional, el primero de Extremadura. Ya antes era sobradamente conocida la riqueza que se encerraba en estas tierras y, por ello mismo, habían sido declaradas en el año 1979 como Parque Natural. Pero las figuras de protección no terminan ahí. En 1988 fue declarado como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y en 2003 fue reconocido por la Unesco como Reserva de la Biosfera.


Parque Nacional de Monfragüe: Salto del Gitano.
Pero como al viajero lo que más le interesa es disfrutar de la belleza de sus paisajes y la riqueza de su fauna, dejaremos a un lado todas estas figuras administrativas para centrarnos en los secretos que esconde este rincón de la provincia de Cáceres. Los paisajes no tienen la espectacularidad que podemos encontrar en otros espacios de la península Ibérica, pero aun así, uno no deja de sorprenderse en rincones como el Salto del Gitano, en el que el tajo, encajado entre impresionantes roquedos, es sobrevolado por abundantes y variadas aves por lo que el lugar se ha convertido en una de las grandes mecas del turismo ornitológico.

Parque Nacional de Monfragüe: avistando aves.
Entre las aves que podemos observar pueden destacarse algunas especies como el buitre negro, el águila real, el águila azor, el águila imperial ibérica o la cigüeña negra, algunas de las cuales corren peligro de extinción. Pero para poder disfrutar de este espectáculo nada mejor que contratar los servicios de algún experto guía local. A nosotros nos resultaron de gran utilidad las explicaciones que nos dieron los guías de Iberian Nature y de Extremadura Wildlife. No solo te explicarán muchos secretos de las especies que estás viendo, sino que además te transmitirán su pasión por la ornitología.

Típico bosque Mediterráneo en el Parque Nacional de Monfragüe.
Todo el Parque Nacional de Monfragüe está formado por colinas y pequeñas sierras pobladas de encinas, alcornoques y jaras que constituyen el hábitat perfecto para numerosos especies animales. Pero este ecosistema tan valioso estuvo a punto de ser destruido parcialmente cuando, guiados por cantos de sirenas industrilizadores, se pretendió repoblar extensas áreas de la comarca con eucaliptos. Afortunadamente aquel sueño alocado se interrumpió y hoy podemos disfrutar de uno de los espacios de bosque mediterráneo mejor conservados de toda la península. Conviene recordar con sonrojo que en España solo se valoraban y protegían aquellos espacios paisajísticos de alta montaña o los asociados a extensos humedales. Este parque es un claro ejemplo del injusto descuido que se tuvo con estas otras joyas naturales.

Localiza el destino en el mapa:


OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: