Extremadura, sorprendente.

Una Comunidad con mil caras.

Mapa de Extremadura.
La Comunidad Autónoma de Extremadura, cuya capital es la histórica ciudad de Mérida, está formada por las provincias de Cáceres y Badajoz. Supera entre ambas provincias el millón de habitantes. Al norte linda con Castilla León, al este con Castilla la Mancha, a sur con andalucía y al oeste con Portugal. Si bien el sector turístico no está muy desarrollado en esta comunidad, cuenta con un gran potencial debido al rico patrimonio histórico, artístico y natural que nos encontramos según vamos conociendo sus pueblos y ciudades. Varios paradores de Turismo abren sus puertas en alguna de las ciudades más históricas. No obstante, para conocer esta región una opción que considero muy interesante es la que nos ofrece la red de hospederias de Extremadura.

Mérida.
La comunidad extremeña cuenta con varias ciudades con un patrimono histórico y artístico relevante. Entre esas ciudades hay que destcar en primer lugar a la propia capital autonómica: Mérida. Los yacimientos arqueológicos de la antigua "Emérita Augusta" obtuvieron el reconocimiento de la Unesco siendo declarados Patrimonio de la Humanidad. Ese mismo reconocimiento por parte de la Unesco lo tienen también el casco medieval de la ciudad de Cáceres y el Monasterio de Guadalupe.
Otras ciudades que cuentan con un valioso patrimonio digno de ser visitado son Trujillo, cuna de grandes conquistadores, Plasencia, en la que se puede visitar una bonita catedral, Zafra,  con sus dos plazas, la grande y la chica, Coria y Jerez de los Caballeros.

Plaza Mayor de Trujillo.
Además de las ciudades monumentales citadas anteriormente, hay numerosos pueblos por los que perderse entre sus calles para ir descubriendo esos tesoros con los que la arquitectura popular es capaz de sorprender a sus visitntes. Algunos de esos pueblos en los que bien merece la pena hacer un alto son: Vilanueva de la Vera, Valverde de la Vera, Cuacos de Yuste, donde se levanta el monasterio de Yuste en el que Carlos V buscó su retiro, Hervás, con su judería, Valencia de Alcántara, próxima al puente romano de Alcántara, Garrovillas, Malpartida de Cáceres,  Herrera del Duque, Monesterio, Olivenza, con la inconfndible impronta portuguesa reflejada en el estilo manuelino de sus edificios, Frenegal de la Sierra, Llerena, y así un largo etcétera.

Embalse de Orellana en el Río Guadiana..
También cuenta Extremadura con importantes espacios verdes. Destacan entre ellos el Parque Nacional de Monfragüe, que junto al Parque Natural del Tajo Internacional, están en la provincia de Cáceres. En Badajoz se puede visitar el Parque Natural de Cornalvo. Pero no son estos los únicos espacios naturales en los que se puede perder el turista. En el norte de la región, en la vertiente sur del sistema central, se encuentran frondosos valles como el Valle del Tiétar o el Valle del Jerte, con sus cerezos dando color a la primavera. Las Hurdes, otrora famosa por su pobreza extrema y ahora por su rico patrimonio,  la Sierra de los Ibores, la Comarca de la Serena, con sus espectaculares pantanos, o la tierra de Barros ofrecen al viajero una gran variedad de espacios naturales. Gran culpa de la belleza de las tierras extremeñas tienen su origen en los dos grandes ríos, y sus correspondientes afluentes, que la atraviesan: el Tajo y el Guadiana. Estos cursos fluviales provocan que, pese a lo que no pocos puedan pensar, estemos en unas tierras con una vegetación, en ocasiones, exuberante.
Localiza el destino en el mapa:

OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: