Gante, otra de las ciudades que merece la pena visitar en Bélgica.

Cuna del Emperador Carlos V.

Belfort de Gante.
La ciudad flamenca de Gante está situada a mitad de camino de las ciudades de Bruselas, capital de Bélgica, y Brujas, la hermosa ciudad conocida como la Venecia del norte. Este hecho da lugar a que muchos turistas pasen de largo por aquí. O quizá sea al revés. Pudiera ocurrir que los numerosos turistas que transitan entre Bruselas y Brujas, de paso, hagan un alto en esta localidad. Sea como fuere, lo que nos resulta innegable es que Gante es una ciudad que bien merece la pena conocer.


Muchos son los monumentos que el viajero ha de visitar en Gante, pero los españoles estamos vinculados a esta población por ser la cuna de nuestro rey más laureado: Carlos I de España y V de Alemania. Su memoria la encontrará el viajero a diestro y siniestro, pues el emperador Carlos V también es uno de los personajes más universales que a lo largo de la historia ha dado esta ciudad.
Calle de Gante con tranvía.
Si comenzamos nuestro recorrido en la catedral (Sin-Boafskathedral), ya nos encontramos la primera referencia al emperador, pues en ella fue bautizado. En su interior no perdáis detalle del impresionante púlpito barroco del siglo XVIII ni del famoso retablo de los hermanos Van Eych: "La adoración del Cordero místico".

Bello rincón de Gante junto a los canales.
Nada más salir de la catedral, veréis la esbelta silueta de la Belfort, una torre campanario construida en el siglo XIV con nada menos que 91 metros de altura. Su imagen es posiblemente uno de los iconos más representativos de la ciudad, aunque no hay que perderse otras construcciones de singular belleza. Una de ellas es el Castillo de Gante, antigua residencia de los condes de Flandes y que alberga en su interior un museo en el que se exponen tétricos instrumentos de tortura. Otra construcción llamativa es el ayuntamiento con una fachada profusamente decorada y que también consideramos de obligada visita.
Castillo de los condes de Flandes.
Pese a toda la monumentalidad de los edificios señalados anteriormente, Gante también tiene su lado romántico. Éste hay que buscarlo junto a los canales, pues esta ciudad, aunque no tantos como su vecina Brujas, también tiene canales. Un paseo por sus orillas nos ofrece alguna de las imágenes más atractivas e inolvidables que el viajero se puede llevar de esta ciudad.

Otra de las características de Gante que debes conocer es que una quinta parte de sus 250.000 habitantes son estudiantes. Esta circunstancia la convierte en una de las ciudades más animadas, no solo de Bélgica, sino también de toda Europa. Si eres joven, estamos seguros de que este detalle lo tendrás muy en cuenta.

Localiza el destino en el mapa:
OTROS ARTÍCULOS QUE QUIZÁ TE PUEDEN INTERESAR:

No hay comentarios: