Cocido Maragato, plato típico de la Comarca de Astorga.

Un ejemplo de cocina contundente.

El cocido maragato es el plato típico de la localidad de Astorga, capital de la Maragatería, en la provincia de León. Aunque siendo más precisos habría que decir que es el plato típico de Castrillo de Polvozales, pequeña y hermosa localidad muy próxima a la capital maragata. Este hermoso pueblo es, además, uno de los hitos más emblemáticos del Camino de Santiago.

Aquellos viajeros que anden visitando estos lugares de España, o sencillamente pasen por aquí recorriendo el Camino de Santiago, que atraviesa toda esta comarca, no podrán irse sin probar este peculiar, contundente y exquisito plato. Una comida que aúna de forma magistral la exquisitez con un menú de gran consistencia, algo que, pese a las nuevas tendencias culinarias, no tiene por que estar reñido. 

El Cocido Maragato está formado, como cualquier otro cocido, por un caldo, repollo, patatas, garbanzos y variedades de carne (cerdo, ternera, gallina, cordero). Hasta aquí, como los demás, pero el Cocido Maragato tiene una particularidad que le hace diferente a sus hermanos: "se come al revés". Primero se sirve la carne, después los garbanzos con su guarnición de verduras y, por último, si todavía queda hueco en el cuerpo, lo que no siempre sucede,  la sopa.


El motivo de esta forma de comerlo, según las personas mayores de la zona, que se supone que de estas cosas algo entienden, era debido a que cuando los maragatos recorrían las tierras de España llevaban en una fiambrera de madera la carne. Al llegar a las posadas comían primero lo que ellos llevaban y luego pedían al mesonero un caldo o sopa.

Aunque existe otra leyenda según la cual fueron los franceses allá por el el siglo XIX  quienes, ante la inminencia de una batalla, optaban por ingerir primero la carne, a continuación los garbanzos y por último, si les daba tiempo, la sopa. Parece ser que, en tiempos de escasez, como son las guerras, preferían que les sobrase el caldo que la preciada carne.


Sea cual sea la verdadera causa, desde antaño, el Cocido Maragato continúa con esa tradición y, por lo tanto, sigue comiéndose con este orden tan peculiar. Es una de las causas por las que cualquier restaurante de la zona siempre lo ofrece como menú.  Con él se puede disfrutar de un plato tradicional y casero que, seguramente antes, quienes no hayan andado por estas tierras, nunca lo han comido de esa guisa.

El Cocido Maragato no es sino otro ejemplo más de la contundencia de la cocina leonesa. La Cecina o el Botillo son otras dos muestras de lo mucho y bien que les gusta yantar a quienes viven en la provincia de León.



No hay comentarios: