Guía: "Rutas Ornitológicas" de Extremadura.

Una obra temática ideal para "pajareros".

Portada de la guía.
Los "pajareros", que así es como les gusta ser nombrados a muchos de los amantes de la ornitología, están de suerte con esta guía. De una forma práctica y sencilla se proponen diecinueve rutas por diferentes zonas de la comunidad de Extremadura en las que poder descubrir la amplia y variada diversidad de aves que pueblan esta región. Unas tierras que son consideradas por los especialistas como la meca birdwatching. Ya sea porque son aves sedentarias, o porque están de paso en sus migraciones estacionales, o porque acuden a invernar, o durante la primavera y el estío para reproducirse, el caso es que son numerosas y de variadas especies las aves que pueblan este región. 

Escapada por Ayllón, en Segovia.

Un pueblo para pasearlo con pausa.

Calle de Ayllón, Segovia.
Ayllón es la localidad más importante del Este de la provincia segoviana, muy próxima ya a la de Soria. Allí la economía, tanto ahora como en el pasado, va bien, y eso se ve al callejear por su entramado urbano que, a diferencia de lo que ocurre en los pueblos colindantes, se observa muy adecentado. Todo ello lo agradece el visitante que puede disfrutar de una buena herencia urbanística que ha sabido cuidarse y adaptarse a los nuevos tiempos. Por eso Ayllón hay que recorrerlo sin prisas, disfrutando de cada una de sus calles y rincones en los que los vecinos actuales han embellecido lo que dejaron sus predecesores creando, entre unos y otros, un conjunto hermoso, Tan hermoso como esa sierra cercana a la que este municipio le presta el nombre.

Calle de las Huertas en el barrio de las letras de Madrid

Para disfrutarlo sin prisas.

Detalle en el Barrio de las Letras.
Entre la Puerta del Sol al Oeste y el Paseo del Prado al Este y entre la calle de Atocha al Sur y la Carrera de San Jerónimo al Norte encontramos uno de los barrios más interesantes de Madrid. No es ni castizo, ni cosmopolita. Tampoco destaca por ser multicultural, pues ni los numerosos colectivos de inmigrantes que han llegado en los últimos años a la ciudad se han asentado allí, ni tampoco es frecuentado por las masas de turistas que visitan otras zonas de la ciudad. Es un barrio para disfrutarlo y pasearlo, sin prisas,tal como lo hicieron algunos de los grandes escritores del Siglo de Oro de la literatura castellana.

Gante, otra de las ciudades que merece la pena visitar en Bélgica.

Cuna del Emperador Carlos V.

Belfort de Gante.
La ciudad flamenca de Gante está situada a mitad de camino de las ciudades de Bruselas, capital de Bélgica, y Brujas, la hermosa ciudad conocida como la Venecia del norte. Este hecho da lugar a que muchos turistas pasen de largo por aquí. O quizá sea al revés. Pudiera ocurrir que los numerosos turistas que transitan entre Bruselas y Brujas, de paso, hagan un alto en esta localidad. Sea como fuere, lo que nos resulta innegable es que Gante es una ciudad que bien merece la pena conocer.