Valverde de la Vera

Uno de los Conjuntos Históricos más singulares de Extremadura

El atractivo turístico de Valverde de la Vera está en sus calles, en las que la arquitectura popular ha sabido sobrevivir con el paso de los  siglos. Pero también, y quizá de modo más destacable, en las tradiciones, como la de los Empalaos, cuyos orígenes se pierden en el tiempo. En definitiva, una joya etnográfica de Extremadura.


Valverde de la Vera es un municipio de la provincia de Cáceres. Está situado al noreste de la misma en la conocida Comarca de la Vera, que se vertebra en torno al valle del río Tietar. Con menos de medio millar de habitantes, es uno de los más pequeños que integran la Mancomunidad Intermunicipal de La Vera.


En Valverde de la Vera se pueden contemplar numerosos construcciones tradicionales lo que dio lugar a que fuese declarado Conjunto Histórico el 31 de diciembre de 1970. Estas construcciones populares se basan en edificios de dos o tres alturas. La planta baja fabricada en piedra, mientras que para las superiores se utiliza el ladrillo o el adobe ensamblado por entramados de madera. También es frecuente encontrarse con fachadas que para protegerse de las adversidades climatológicas han sido contrachapadas con madera.

Otro elemento característico de Valverde de la Vera son las regateras que corren por el centro de sus calles empedradas. Un rollo con decoración gótica, la iglesia a la que se accede a través de un arco carpanel y los restos de un castillo medieval son las construcciones más notables.


El epicentro de la localidad es la Plaza de España. En ella, además del Ayuntamiento, se pueden admirar varias casas con soportales sostenidos con columnas de granito. También, en el centro, puede verse una fuente con pilón circular que servía de abrevadero para los animales de labranza. Esta fuente, como otra que hay en una plazuela próxima, tiene cuatro caños.

Durante la Semana Santa, en Valverde de la Vera se vive uno de los momentos más extraordinarios del año. Es durante la noche del Jueves Santo cuando salen a la calle los Emapalaos. Un acto de penitencia personal que ha devenido en una tradición por la cual los penitentes, o Empalaos, completan un Vía Crucis recorriendo las calles empedradas descalzos, con unas cuerdas enrolladas al torso y a los brazos junto a un palo. Los Empalaos han sido declarados Fiesta de Interés Turístico Regional.


Junto a Valverde de la Vera, otros lugares como Cuacos de Yuste, Villanueva de la Vera, Garganta la Olla, el Monasterio de Yuste o Jarandilla de la Vera, amén de las numerosas gargantas y espacios naturales que las rodean, convierten esta comarca en una de las más atractivas para el turismo de interior.

Localiza el destino en el mapa:

No hay comentarios: